Si nos limpiamos por fuera ¿Por qué no por dentro?

Para ayudar a la eliminación de sustancias nocivas, extrañas y perjudiciales que se encuentran en el organismo, es aconsejable el empleo de la fitoterapia para mejorar la eliminación de los xenobióticos que se desprenden del tejido graso cuando estimulamos el adelgazamiento, pasando a la sangre. Algunos de estos metabolitos son de naturaleza hidrosoluble (Fáciles de eliminar) y otros de naturaleza liposoluble (difícil de eliminar).

Las plantas que pueden ayudar a drenar y depurar nuestro organismo son:

Silybum marianum (Cardo mariano):

Actúa como reconstituyente de las células hepáticas y es un excelente drenador hepático.

 

Equisetum arvense (Cola de caballo):

Diurética y réminerálizante. 

 

Taraxacum officinale (Diente de león):

 

Las hojas son diuréticas, suaves y estimulantes del hígado y de la digestión.

 

Cynara scolymus (Alcachofera):

Es un excelente depurativo. Tiene efecto colerético y colagogo.

 

Erica arbórea (Brezo):

Tiene una acción antiinflamatoria de las vías urinarias.