El Método OBEFIS
Adelgazamiento y mantenimiento


El Método de adelgazamiento y mantenimiento OBEFIS está basado, por un lado, en la evidencia científica y, por otro, en algunos principios muy básicos. Primero, te acompañaremos en el viaje de cambio de tus actuales hábitos que te hacen engordar por unos hábitos que te ayudarán a perder peso.

Juntos descubriremos qué alimentos demandan más energía a tu organismo para hacer la digestión de los mismos. Estos alimentos, durante la digestión, favorecen la utilización de tus reservas de grasa corporal (termogénesis de la digestión) y participan directamente en el adelgazamiento. Es muy importante que sepas que hay alimentos que hacen que engordes y alimentos que hacen que adelgaces.

Te recomendaremos que tomes las proteínas de más alta calidad y la suficiente cantidad de hidratos de carbono para evitar la cetosis. De esta forma conservarás las proteínas de sus tejidos y los electrolitos.

 

Lo más importante es saber cuáles son los alimentos que más energía gastan

 

Nos encargaremos de explicarte cuáles son estos alimentos, por qué gastan su energía de reserva de grasa y, por supuesto, cuáles son los alimentos que más te hacen engordar, es decir, los que más energía aportan.

Debe saber por qué es aconsejable hacer frecuentes ingestas durante el día. Existen algunos estudios controvertidos al respecto, pero la mayoría subraya la importancia de hacer varias ingestas a lo largo del día; tanto si se quiere adelgazar como para mantener el peso corporal.


compra
No tendrás que hacer dos listas de la compra. Todos los alimentos que te aconsejaré los encontrarás fácilmente en tu cesta de la compra diaria. No tendrás que emplear batidos ni barritas energéticas ni píldoras de dietas.

Objetivo principal: normalizar tu grasa corporal

El objetivo principal de nuestro acompañamiento es la normalización de tu grasa corporal (no confundir con el peso) en un periodo prolongado.

Probablemente te preguntarás por qué es tan importante un tiempo prolongado cuando con otros sistemas le prometen pérdidas de peso rápidas. Este tiempo te garantizará otro objetivo, mucho más importante que la simple pérdida de peso y es: la creación de nuevos hábitos alimenticios. Estarás de acuerdo con nosotros en que debe cambiar tus actuales hábitos que te hacen engordar y gracias a estos cambios llegará a la siguiente fase muy bien desarrollada, estructurada y confirmada por todos los casos que hemos podido lograr estos años, que es la fase de Mantenimiento.

 

Tu primera visita con el Método Obefis

En la primera visita te haremos un Análisis de la Composición Corporal mediante la Impedancia Bioeléctrica para obtener la información más importante para realizar nuestro trabajo: saber la cantidad total de grasa corporal que posee tu organismo. Te tomaremos diferentes medidas antropométricas (talla, circunferencia de la muñeca) para saber el tipo de complexión que tienes (pequeña, mediana, grande o fuerte). Por último, cogeremos las medidas de la circunferencia de su cintura y cadera. Gracias a ellas podremos calcular los posibles riesgos de salud que pudieras sufrir en un futuro (si estas medidas superan 88 cm en el caso de las mujeres y 100 cm en el de los hombres).

Gracias a todos estos datos te proporcionaremos la información más importante para ti: cuál es el peso corporal que debe conseguir.

El peso normal está relacionado con el adecuado nivel de grasa corporal. Debe saber que si no conseguimos normalizar el nivel de tu grasa corporal, no podrás mantener el peso deseado a largo plazo.

Para normalizar tu grasa corporal, el método que te ofrecemos consta de las siguientes fases:

primera-visita
1. La fase de adelgazamiento

En esta fase nuestro único objetivo será normalizar sus depósitos de grasa corporal. Es importante que sepas que no podemos considerar tu peso como adecuado hasta que no llegues a normalizar el nivel de grasa corporal: en el caso de las mujeres es entre 13-15 kilos y en el de los varones entre 7-12 kilos. Estos valores de grasa se obtienen mediante la impedancia bioeléctrica.

2. La fase de habituación

Se prueban los alimentos limitados o retirados en la fase de adelgazamiento. De esta forma comprobaremos la sensibilidad de tu organismo a la composición de un grupo de alimentos para que estos (según la frecuencia con la cual se ingieran y su combinación con otros alimentos) puedan modificar su grasa corporal que más adelante mediremos con impedancia bioeléctrica.

3. La fase de mantenimiento

La más importante de las tres, en la que te proporcionaremos las pautas necesarias para cuidar tus actuales hábitos que te ayudarán a mantener tu peso.


 

El seguimiento semanal


Sé sincero/a: ¿cuántas veces has empezado una dieta por tu cuenta pero cuando ha llegado el fin de semana o te ha surgido un compromiso, te has olvidado de tu propósito… y vuelta a empezar?

Gracias a nuestros consejos semanales alcanzarás todos los objetivos que te has propuesto al empezar una dieta. El hecho de que nos hayas elegido a nosotros para que te asesoremos nutricionalmente nos exige una gran responsabilidad, por lo que pondremos todo nuestro empeño y todos nuestros conocimientos para evitar los posibles estancamientos o bloqueos que seguro que has sufrido antes con otros métodos.seguimiento-semanal

control-semanal

 

Gracias a los consejos y las mejoras de tus conductas alimenticias, que te iremos proporcionando cada semana, lograremos una pérdida de peso sostenida.

Sin un seguimiento semanal, abandonarás muchas obligaciones que el primer día te propusiste y recaerás en los errores que te han conducido a su situación actual. Por lo tanto, si deseas alcanzar tu objetivo con un método que te ayudará a adelgazar a largo plazo, debes empezar por efectuar un seguimiento semanal.


Has de saber que el exceso de peso siempre es un indicio de un desequilibrio nutricional y metabólico. En contra de la creencia popular, no se trata de cuánto ejercicio se hace y cuánta comida se ingiere.

 

La correcta combinación de alimentos





 

Tenemos en cuenta muchos factores:

 

corazon
1) Tu motivación. Saber qué es lo que te motiva o te obliga a bajar peso.

2) Tu historia alimenticia

3) Los intentos de pérdida de peso previos. Saber qué consejos has recibido antes con otros métodos que, evidentemente, solo te han ayudado a adelgazar, pero no han conseguido que mantenga su peso.

4) La existencia o no de patologías, asociadas o no al peso corporal de cada persona.

 


 

La mayoría de las personas con obesidad y sobrepeso que atendemos en nuestros centros desean adelgazar por motivos estéticos, sin embargo, no dan mayor importancia a su salud.

Muchas de estas personas aprecian los beneficios de la pérdida de peso solo cuando han conseguido adelgazar. Para poder realizar unas adecuadas revisiones periódicas y para saber si es necesario cambiar el tratamiento (en el caso que lo tengan), a algunos de nuestros pacientes les remitimos a su médico de atención primaria o al especialista. Se trata de casos en los que un paciente toma algún fármaco, espera alguna cirugía o alguna prueba de esfuerzo, padece hipertensión arterial, hipercolesterolemia, hiperuricemia, etc.

Gracias a la pérdida de grasa corporal, estas personas ya no necesitan fármacos u otros tratamientos médicos. Si es posible, nosotros nos sentimos aún más responsables de realizar un seguimiento de estos casos y prestamos mayor interés en la fase de mantenimiento para prevenir aumento del peso corporal que ponga en riesgo la salud de estas personas.

Debes saber que incluso el tratamiento quirúrgico de la obesidad puede, a largo plazo, fracasar si el paciente no modifica sus hábitos de alimentación.


El hecho de realizar una cirugía solo cuando las personas han llegado a la obesidad mórbida demuestra que las autoridades sanitarias de todo el mundo no han sabido transmitir un buen mensaje con el que estas personas pudieran evitar alcanzar un nivel extremo de obesidad. Por otro lado, según nuestra opinión, una parte del motivo de este fracaso se encuentra en el modelo nutricional ya establecido, puesto que hay muchos niños que pronto se convertirán en futuros obesos. Si los modelos actuales de nutrición no nos sirven para difundir un buen mensaje, es posible que el fallo no esté en el mensaje, sino en cambiar los modelos nutricionales .


niños

 

Para alcanzar estos resultados tenemos que trabajar juntos, con un compromiso por ambas partes. Por nuestra parte, te proporcionaremos mucha información sobre la salud, la alimentación y nutrición, así como el apoyo necesario en caso de periodos de estancamiento, recaída o variaciones cíclicas de peso.