Azúcares

Dietas bajas en carbohidratos

Dietas bajas en carbohidratos 1920 1280 Richard Vera

¿Son las dietas bajas en carbohidratos adecuadas para ti?

Antes de nada, vamos a definir unos conceptos básicos sobre nutrición:

Los alimentos que ingerimos están compuestos por sustancias que permiten a nuestras células realizar sus funciones, son los llamados nutrientes.

Estos nutrientes se clasifican en dos tipos:

  • Macronutrientes
  • Micronutrientes

Los macronutrientes son sustancias que se encuentran en mayor medida en los alimentos y son:

  • Proteínas
  • Grasas
  • Carbohidratos

Los micronutrientes son sustancias que se encuentran en menor medida en los alimentos y son:

  • Vitaminas
  • Minerales

En esta ocasión, vamos a centrarnos en especial en los macronutrientes.

Proteínas

La proteína es un nutriente vital que se descompone en nuestro cuerpo para producir nuevas proteínas y otras moléculas complejas que el cuerpo necesita. La usamos, por ejemplo, para construir tejidos y músculo y para formar moléculas, como enzimas, hormonas e incluso nuestro propio ADN. Las proteínas se descomponen en componentes más pequeños llamados aminoácidos.

Tenemos dos tipos de aminoácidos:

  • Esenciales: son los que nuestro cuerpo no es capaz de sintetizar por sí mismo y tenemos que conseguirlos a través de los alimentos.
  • No esenciales: son aquellos que nuestro cuerpo sí puede sintetizar por sí mismo.

Grasas

La grasa es igual de imprescindible que los otros grupos de alimentos para nuestro cuerpo. La grasa tiene múltiples funciones: es utilizada como almacenamiento de energía, también es necesaria para la absorción de vitaminas como la A, D, E y K, además, ayuda a la construcción y reparación de los tejidos nerviosos y contribuye a mantener la piel y las uñas sanas. Asimismo, es imprescindible para el funcionamiento del sistema reproductor de la mujer y forma la base de las membranas de las células de todo nuestro cuerpo.

Tenemos dos tipos de grasas:

  • Saturadas: son aquellas que, en general, a temperatura ambiente se mantienen sólidas.
  • Insaturadas (mono y poliinsaturadas): son aquellas que, en general, a temperatura ambiente se mantienen en forma líquida.

Además, es necesario nombrar aquí las «grasas trans». Son grasas perjudiciales que se forman cuando el aceite pasa por un proceso llamado hidrogenación. Esto hace que la grasa se endurezca y se solidifique a temperatura ambiente. Las grasas hidrogenadas o «grasas trans» a menudo se suelen encontrar en productos de bollería industrial, galletas, etc.

Carbohidratos

Vamos ahora con el grupo de alimentos que más nos atañe. Los carbohidratos suelen ser el grupo de alimentos más temido (en especial en las dietas) y son los que nos proporcionan el alimento y la energía más inmediatos para nuestras células. Los carbohidratos o hidratos de carbono son moléculas que se dividen en dos grupos principales:

  • Simples: son estructuras más pequeñas y menos complejas, por lo que se digieren de manera más rápida.
  • Complejos: son estructuras más grandes y complejas, por lo que se digieren de manera más lenta.

Dietas bajas en carbohidratos

Pues bien, en un reciente estudio se plantea si las dietas bajas en carbohidratos aumentan el gasto energético total de la persona, revisando múltiples estudios a través de un metaanálisis.

El gasto energético total (GET) se refiere a la cantidad de energía o calorías que una persona quema. Y el estudio concluye que las dietas bajas en carbohidratos, primeramente, reducen de manera transitoria el GET; con un posterior aumento sustancial tras dos semanas y media.

Estos hallazgos resaltan la importancia de realizar estudios más largos para comprender exactamente los efectos a largo plazo de los macronutrientes. Pero, por otro lado, sugieren un mecanismo por el cual las dietas bajas en carbohidratos efectivamente pueden facilitar la pérdida de peso.

Por lo tanto, estos resultados apoyan y sugieren un mecanismo por el que la reducción de carbohidratos en la dieta podría ayudar en la prevención y el tratamiento de la obesidad.

Si quieres que nuestros profesionales te ayuden a encontrar la dieta adecuada para ti, haz clic aquí.

Fuentes adicionales:

Fernández, Estefanía (2020). Entrena tu alimentación. Ed. Vergara.

Descubre otro tipo de dietas

¿Quieres algunas ideas de recetas saludables?

¿Quieres ver más artículos?

Síguenos en nuestras redes sociales:

Facebook

Instagram

Youtube

Twitter

Los españoles consumen el triple de azúcar del recomendado

Los españoles consumen el triple de azúcar del recomendado 2560 1707 Centro Obefis

Los españoles consumen el triple de azúcar del recomendado, según el instituto nacional de estadística INE España es uno de los países con más número de obesos. La principal causa de muerte en España es debido a las enfermedades cardiovasculares teniendo en cuenta que estas enfermedades en su mayoría, son causadas a un estilo de vida sedentario y sobre todo a malos hábitos de vida, englobando principalmente el alimenticio.

Estamos acostumbrados al consumo de azúcar, es más, está visto como algo normal; de hecho, muchas personas piensan que necesitan el azúcar como tal para vivir y realmente eso no es así.
Hay una gran diferencia entre ellos, como pueden ser los polisacáridos (que son hidratos de carbono de cadena larga) y los «azúcares». El azúcar no es necesario ya que tenemos los hidratos de carbono complejos y en nuestro cuerpo tenemos unas reservas de glucógeno, y cuando nos hace falta nuestro propio organismo se encarga de transformar ese glucógeno en glucosa para la obtención de energía.
Teniendo en cuenta esta pequeña «explicación» hablemos sobre esto.
Para comer azúcar de más no hace falta ser goloso.
Este alimento es intrínseco a muchos productos, desde fruta a lácteos, puede añadirse a cucharadas o mediante el uso de miel, pero también está oculto en muchos platos procesados desde el pan consumido a diario a los precocinados.
Según el estudio ANIBES, un trabajo de referencia sobre la dieta mediterránea en particular y la alimentación de los españoles en general, la ingesta media de azúcar es de 71,5 g al día. La Organización Mundial de la Salud recomienda que no sean más de 25 g, o el 10 % de las calorías totales. Y la causa es clara: la obesidad, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares están en alza, y muy estrechamente ligadas a este alimento.
Para ayudar a cumplir estos objetivos, aparte de educación, el documento recomienda aspectos como gravar las bebidas azucaradas (tienen el equivalente de hasta 12 cucharadas de azúcar) y retirar algunos de estos productos de las máquinas dispensadoras, sobre todo en centros escolares y sanitarios. También consideran recomendable que sea uno mismo el que prepare la comida, porque así se reduce el consumo de preparados y se valoran los nutrientes.
Porque el riesgo de los ultraprocesados «no es solo lo que tienen, sino lo que no tienen».

¿Quieres ver más artículos?

Síguenos en nuestras redes sociales

Facebook

Instagram

Youtube

Twitter

Así nos perjudica el azúcar «la droga del siglo XXI»

Así nos perjudica el azúcar «la droga del siglo XXI» 2560 1707 Centro Obefis

Así nos perjudica el azúcar, la llamada «droga del siglo XXI»

«La droga más peligrosa de la historia, la cocaína del siglo XXI, un veneno, el nuevo tabaco…»

Son algunas de las frases alarmantes que se están utilizando últimamente para alertar sobre los peligros del azúcar. Ahora, el sociólogo y periodista Miguel Ángel Almodóvar, que ha trabajado para el Centro Superior de Investigaciones Científicas, acaba de publicar Azúcar, el enemigo invisible (Arpa Editores), un manual para conocer mejor esta sustancia, «tomar consciencia de su alcance y ganarle la batalla».

Problemas que puede causar a nuestra salud.
Cada vez hay más estudios que, según Almodóvar, relacionan el alto consumo de azúcar con el riesgo de sufrir síndrome metabólico, un conjunto de dolencias que aumentan las posibilidades de padecer enfermedades crónicas como la diabetes tipo 2, enfermedades coronarias y hepáticas.
Elementos clave de ese síndrome son el exceso de grasas en sangre o triglicéridos, colesterol alto, hipertensión, glucosa alta en sangre o grasa acumulada en el vientre.

Algunos estudios que cita, que podéis encontrar haciendo clic aquí, dicen:
Revisando la evidencia de que las enfermedades sistémicas de resistencia a la insulina relacionadas con la obesidad, la diabetes tipo 2 y la esteatohepatitis no alcohólica promueven la neurodegeneración. La resistencia a la insulina desregula el metabolismo de los lípidos, lo que promueve la acumulación de ceramida con la inflamación concomitante y el estrés del RE (Retículo Endoplasmático). Mecánicamente, proponemos que las ceramidas tóxicas generadas en tejidos extra-SNC, como el hígado, se liberan en la sangre periférica y luego transitan a través de la barrera hematoencefálica hacia el cerebro, donde inducen resistencia a la insulina cerebral, inflamación y muerte celular. Estas anomalías establecen o ayudan a propagar una cascada de neurodegeneración asociada con el aumento del estrés del RE y la generación de ceramida, que exacerban la resistencia a la insulina del cerebro, la muerte celular, la degeneración de la mielina y la neuroinflamación.

De forma resumida: han deducido que a medida que se consume más azúcar, el cerebro se siente abrumado por los niveles constantes y anormalmente altos de insulina y deja de percibir correctamente sus señalizaciones. Provoca deficiencias en la memoria y en las habilidades del razonamiento.

No podemos olvidarnos del problema de la obesidad, como escribía Jacques Peretti en The Guardian en 2013: «Todo indica que no son las grasas, ni la sal, ni el sedentarismo lo que ha provocado la actual pandemia de obesidad».
«Es el alimento que comemos, específicamente la gran cantidad de azúcar añadido en ellos».

«En alimentación puedes engañar a tu mente, pero no a tu cuerpo. Lo que metes en tu cuerpo es lo que es, no lo que creas o quieras que sea». Carlos Ríos.

¿Quieres ver más artículos?

Conoce nuestros casos de éxito

¿Sabes cuánto azúcar añadido tienen los alimentos?

¿Sabes cuánto azúcar añadido tienen los alimentos? 1920 1440 Centro Obefis

El azúcar es el peor ingrediente dentro de la alimentación moderna, causante principal del aumento de peso y de muchas enfermedades como la obesidad, diabetes o enfermedades de corazón entre otras.

Hoy os queremos hablar sobre el «azúcar libre» que se encuentra añadido en algunos alimentos.

Podéis encontrar más información en esta web en la que se encuentran todos estos y muchos más alimentos utilizados por miles de personas en este y otros países.

Mojito.

Un mojito contiene 28 g de azúcar, equivalentes a 7 terrones.

Té verde. 

Una botellita de Té verde May Tea (330 ml) contiene 15,18 g de azúcar, equivalentes a 3,79 terrones.

Café cappuccino.

Un café Latte Capuchino Kaiku (370 ml) contiene 37 g de azúcar, equivalentes a 9,25 terrones. Más del 65 % es añadido, el resto proviene de la lactosa propia de la leche.

Tomate frito receta artesana.

Un bote de tomate frito receta artesana de la marca Hacendado (300 g) contiene 37,5g de azúcar, equivalentes a 9,4 terrones.

Chocolate puro.

Una tableta de Chocolate Puro Valor contiene el 47 % de azúcar.

Zumo de naranja.

Una Granini Naranja (330 ml) contiene 34 g de azúcares libres, equivalentes a 8,5 terrones.

Mousse con chocolate.

Un vasito de Mousse de Chocolate Duo Ligero (85 g) Marca Hacendado, contiene 14,3 g de azúcares, equivalentes a 3,57 terrones.

Cola Cao.

Un bote de Cola Cao tiene el 70 % de azúcares.

Potito.

Un potito Hipp de manzana y plátano con galletas (250 g) contiene 27,5 g de azúcares libres, equivalentes a 6,8 terrones.

Actimel.

1 botellita de Actimel tiene 11,5 g de azúcares totales (incluida la lactosa de la leche), lo que equivale a 2,85 terrones. El 8,3 % es azúcar añadido, es decir, 2,1 terrones.

 

Las palomitas de maíz, una muy buena fuente de hidratos de carbono

Las palomitas de maíz, una muy buena fuente de hidratos de carbono 1920 1280 Centro Obefis

Lo primero es que te sitúes en tu lugar predilecto para comer una ración de palomitas, que puede ser delante de una pantalla de televisión o de cine, y acompañadas con una buena cerveza o una lata de un refresco cargada de mucho azúcar.

leer más

No todos los productos «light» son válidos en nuestro Método

No todos los productos «light» son válidos en nuestro Método 1920 1280 Centro Obefis

No todos estos alimentos que se anuncian como Light o bajos en grasas o 0 % son válidos para nuestro Método. Esto es debido a que muchos de ellos contienen AZÚCAR y no edulcorantes artificiales o sacarina.

Solicitud de cita



    No es fácil conseguir lo que has venido buscando, pero por algo se empieza.

      Centro de adelgazamiento en Madrid

      Centro Obefis S. L., centro de adelgazamiento en Madrid con más de 30 años de experiencia en su especialidad. Ubicados en 4 localidades diferentes, contamos con más de 12.000 casos de éxito de adelgazamiento y mantenimiento.

      × ¿Cómo puedo ayudarte?