El Método OBEFIS
Adelgazamiento y mantenimiento


El Método de adelgazamiento y mantenimiento OBEFIS está basado, por un lado, en la evidencia científica y, por otro, en algunos principios muy básicos.
Primero, aprenderás a cambiar tu forma de comer, por unos hábitos que te ayudarán a normalizar tu peso.
Y, en segundo lugar, conseguirás mantener tu peso porque habrás aprendido nuevas costumbres y habilidades con los alimentos.

¿ES IMPORTANTE EL RECUENTO DE LAS CALORÍAS?

Todo el mundo se expresa con el término: “Ese alimento engorda mucho” o “Ese alimento tiene muchas calorías”. Y técnicamente, hablamos del término densidad de energía (kcal /g). Es decir, cuanta más densidad de energía contenga un alimento que consumimos, más riesgo hay de subir de peso. ¿Pero todos los organismo tienen la misma capacidad de quemar las calorías que consumen? Los estudios confirman que no es así. Somos demasiado complejos como para pensar que los resultados que se obtienen en un calorímentro, donde se produce de forma directa la formación de calor de un alimento, se pueda generar de la misma forma en nuestro organismo.

Nuestro organismo es mucho más complejos que un recipiente metálico y hermético donde un alimento entra en combustión y se obtiene calor de ese proceso. De esta forma se calcula el aporte energético del mismo. Por su puesto que somo muy diferentes, no se nos puede comparar a un simple (permitirme la expresión) laboratorio. La evidencia actual ha confirmado que ante la presencia de un alimento nuestro organismo activa una serie de mecanismo fisiológicos, que serán estimulados por nuestros asentidos de : la vista, el olfato, el gusto. Todos estos sentidos están complejamente interaccionados entre si, dando lugar al arduo mecanismo de la digestión, donde interaccionan procesos físicos (masticación), químicos (enzimas digestivas), de trasporte (sistema digestivo), de absorción (epitelio intestinal), etc. Para que finalmente llegue todo ese material cargado de energía y pueda entrar en cada una de nuestras células, pasando por un sin fin de “filtros”. Y, sin dejar de contar, que muchas de esas calorías (alimentos) que ingerimos son aprovechadas, por nuestros mejores huéspedes, como es la  microbioma intestinal.

Para dar respuesta a todo este intrincado proceso, como es la digestión, el químico estadounidense Wilbur Olin Atwater, ideó el sistema Atwater, que es el equivalente al uso moderno del término energía metabolizable.

Las investigaciones más recientes confirman que no se debe centrar la atención exclusivamente en las calorías de un alimento. Los consejos actuales basados en la evidencia están dirigidos a normas y modelos dietéticos saludables y no al recuento calórico o la eliminación de los carbohidratos. Toda esta certeza no hace más que confirmar el motivo por el cual nuestro Método (apoyado en el criterio de la Naturopatía) ha conseguido perdurar, todos estos años.
Llevamos 3 décadas, promoviendo cambios de hábitos alimenticios saludable y está demostrado que es la mejor estrategia para combatir el efecto rebote que se dan con las dietas y programas que solo persiguen bajar de peso.

Juntos descubriremos qué alimentos demandan más energía a tu organismo para hacer la digestión de los mismos. Estos alimentos, durante la digestión, favorecen el adelgazamiento (termogénesis de la digestión) y participan directamente en la regulación del peso.

Te recomendaremos que tomes las proteínas de más alta calidad y la suficiente cantidad de hidratos de carbono para evitar la cetosis. De esta forma conservarás las proteínas de tus tejidos y los electrolitos.

SÓLO CON EL ESTÍMULO DE LOS ALIMENTOS

Siempre han existido discrepancias entre dietas hipocalóricas y dietas populares, que frecuentemente animan a las personas a pensar, que simplemente reduciendo, las calorías o suprimiendo los hidratos de carbono y aumentando el consumo de proteínas se va a conseguir disminuir de peso. Efectivamente, se consigue bajar de peso. Pero ninguna de ellas consigue, evitar el efecto rebote una vez que las han abandonado.

La evidencia más recientes, ha confirmado el trabajo que estamos realizando con nuestro Método: Que es más eficaz, poner todo el interés en mejorar los hábitos alimenticios de la persona. De esta forma se podrá crear en ellos una inclinación hacia un modelo de alimentación más saludable. Por lo tanto, no debemos prestar toda la atención, a la composición de los macronutrientes (proteínas, hidratos de carbono y grasas). Pero, por su puesto, sin olvidarnos de la alimentación mediterránea.

Todos estos hechos, tan importantes, han sido confirmados, a partir de estudios en las ciencias del comportamiento.


compra
No tendrás que hacer dos listas de la compra. Todos los alimentos que te aconsejaré los encontrarás fácilmente en tu cesta de la compra diaria. No tendrás que emplear batidos ni barritas energéticas ni píldoras de dietas.

Objetivo principal: normalizar tu grasa corporal

El objetivo principal de nuestra ayuda es la normalización de tus reservas de grasa corporal (no confundir con el peso) en un periodo prolongado.

Probablemente te preguntarás por qué es tan importante un tiempo prolongado cuando con otros sistemas te prometen pérdidas de peso rápidas. Este tiempo te garantizará otro objetivo, mucho más importante que la simple pérdida de peso y es: la creación de nuevos hábitos alimenticios con el criterio de la Naturopatía. Estarás de acuerdo con nosotros que debes cambiar tus actuales hábitos que te hacen engordar y gracias a estos cambios llegarás a la siguiente fase, la del Mantenimiento.

 

Tu primera visita con el Método Obefis

En la primera visita te haremos un Análisis de la Composición Corporal mediante la Impedancia Bioeléctrica (Clíck para saber más) para obtener la información más importante y poder realizar nuestro trabajo: saber la cantidad total de grasa corporal que posee tu organismo. Te tomaremos diferentes medidas antropométricas (talla, circunferencia de la muñeca) para saber el tipo de complexión que tienes (pequeña, mediana, grande o fuerte). Por último, cogeremos las medidas de la circunferencia de tu cintura y cadera. Con esta simple medida podemos saber si existe grasa visceral o adiposidad abdominal, para saber más hacer Click aquí. Nosotros decimos que esta circunferencia, tanto para hombres como para mujeres, debe ser menos de la mitad de su altura. Gracias a todos estos datos te facilitaremos la información más importante: cuál es el peso corporal que debe conseguir.

El peso normal está relacionado con el adecuado nivel de grasa corporal. Es importante que sepas que si no conseguimos normalizar el nivel de tu grasa corporal, no sería posible mantener el peso deseado a largo plazo.

Para normalizar tu grasa corporal, el método que te ofrecemos consta de las siguientes fases:

primera-visita
1. La fase de adelgazamiento

En esta fase nuestro único objetivo será normalizar tus depósitos de grasa corporal. Es importante que sepas que “no podemos considerar tu peso como adecuado hasta que no llegues a normalizar el nivel de grasa corporal”: en el caso de las mujeres es entre 13-15 kilos y en el de los varones entre 7-12 kilos. Estos valores de grasa se obtienen mediante la impedancia bioeléctrica.

2. La fase de habituación

Se prueban los alimentos limitados o retirados en la fase de adelgazamiento. De esta forma comprobaremos la sensibilidad de tu organismo a la composición de un grupo de alimentos para que estos según la frecuencia con la cual se ingieran y su combinación con otros alimentos puedan modificar tu grasa corporal que más adelante mediremos con impedancia bioeléctrica.

3. La fase de mantenimiento

La más importante de las tres, en la que te proporcionaremos las pautas necesarias para cuidar tus actuales hábitos que te ayudarán a mantener tu peso.


 

El seguimiento semanal


Sé sincero/a: ¿cuántas veces has empezado una “dieta” por tu cuenta pero cuando ha llegado el fin de semana o te ha surgido un compromiso, te has olvidado de tu propósito… y vuelta a empezar?

El éxito de nuestro Método está en el seguimiento semanal. Estos controles , por un lado, te ayudarán a evaluar tus nuevos hábitos y ser riguros@ a los mismos y, por otro, nos permiten a nosotros comprobar los progresos que has conseguido y hacer cambios adecuados.

Si nos has  elegido para que te asesoremos en tus nuevos hábitos nos exige una gran responsabilidad, por lo que pondremos todo nuestro empeño y todos nuestros conocimientos para evitar los posibles estancamientos o bloqueos que seguro que has sufrido en otras ocasiones.

Gracias a los consejos y las mejoras de tus conductas alimenticias, que te iremos proporcionando cada semana, lograremos normalizar tu peso.

Sin un seguimiento semanal, abandonarás muchas obligaciones que el primer día te propusiste y recaerás en los errores que te han conducido a tu situación actual. Por lo tanto, si deseas alcanzar tu objetivo con nuestro Método, es importante el seguimiento semanal.


El exceso de peso siempre es un indicio de un desequilibrio nutricional y metabólico. En contra de la creencia popular, no se trata solo de cuánto ejercicio se hace y cuánta comida se ingiere.

 

La correcta combinación de alimentos





 

Tenemos en cuenta muchos factores:

 

corazon
1) Tu motivación. Saber qué es lo que te motiva o te obliga a bajar peso.

2) Tu historia alimenticia.

3) Repasaremos tus pesos históricos y las diferentes dietas que hayas hecho, para saber todas las luchas, guerras y batallas que has librado con ellas y que no has podido evitar recuperar los kilos perdidos al abandonarlas.

4) Exploraremos tus sentidos del gusto y del olfato y las sensaciones del placer que estos sentidos estimulan en tu cerebro, recreando y creando deseos de comer o de beber un alimento. Por ejemplo, algo tan simple como; ‘Sentir un gran placer o alivio al beber un gran vaso de agua. O el simple olor de un café recién hecho, hará que recibamos una señal en nuestro cerebro de agradables recuerdos’. Esta zona específica del cerebro se llama ínsula, que están relacionadas con la percepción del gusto y del olfato.

Todos estos estímulos sensoriales serán fruto de nuestro trabajo para entender mejor como podemos ayudarte a que comas ese alimento, que según tus creencias, es el peor, es tu peor enemigo. Dejarás de pensar en alimentos hostiles, en definitiva aprenderás a cambiar hábitos alimenticios.

 


 

Es importante que sepas que incluso el tratamiento quirúrgico de la obesidad puede, a largo plazo, fracasar si la persona no modifica sus hábitos de alimentación.


“El hecho de realizar una cirugía solo cuando las personas han llegado a la obesidad mórbida demuestra que las autoridades sanitarias de todo el mundo no han sabido transmitir un buen mensaje con el que estas personas pudieran evitar alcanzar un nivel extremo de obesidad. Por otro lado, según nuestra opinión, una parte del motivo de este fracaso se encuentra en el modelo nutricional ya establecido, puesto que hay muchos niños que pronto se convertirán en futuros obesos. Si los modelos actuales de nutrición no nos sirven para difundir un buen mensaje, es posible que el fallo no esté en el mensaje, sino en cambiar los modelos nutricionales”.


 

Para alcanzar estos resultados tenemos que trabajar juntos, con un compromiso por ambas partes. Por nuestra parte, te proporcionaremos mucha información sobre la salud y la alimentación, así como el apoyo necesario en caso de periodos de estancamiento, recaída o variaciones cíclicas de peso.

× ¿Cómo puedo ayudarte?