La actividad ligera puede disminuir los efectos nocivos de sentarse

Un estudio de casi 8,000 personas encontró que incluso el movimiento de intensidad “baja” durante 30 minutos al día puede reducir el riesgo de muerte al sentarse.

Reemplazar estar sentado con solo unos minutos de movimiento a la vez proporcionó beneficios para la salud. Los hallazgos sugieren estrategias simples para mejorar la salud.

Para muchas personas su vidad diaria es mayoritariamente sedentaria. Nos sentamos en el coche, en el trabajo, en casa… un estudio realizado recientemente a un grupo de adultos en estados unidos estima que pasan un promedio de 11 – 12 horas por día sentados. Estas investigaciones han demostrado que los periodos de tiempo prolongado sentados aumentan el riesgo de enfermedad cardiaca y muerte en general.

Pero la cantidad de actividad necesaria para contrarrestar estos peligros no ha sido clara.

Para observar más de cerca, un equipo de investigación dirigido por el Dr. Keith Díaz en la Universidad de Columbia realizó un estudio dentro del proyecto Razones para las diferencias geográficas y raciales en curso (REGARDS). Su trabajo fue financiado en parte por el Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares (NINDS) de los NIH.

El estudio incluyó a casi 8,000 participantes de 45 años o más. Todos los participantes usaron un monitor de actividad durante una semana entre 2007 y 2013. El dispositivo registró la frecuencia con la que se movían cuando estaban despiertos y la intensidad de sus actividades. Las muertes se rastrearon hasta abril de 2017. Luego, los investigadores utilizaron estos datos para modelar cómo, al sustituir la sesión, varias cantidades e intensidades de actividad afectaron el riesgo de muerte por cualquier causa. Los resultados se publicaron el 14 de enero de 2019 en el  American Journal of Epidemiology.

El equipo encontró que “cualquier cantidad de actividad era mejor que sentarse”.

Las personas que intercambian 30 minutos de estar sentados por 30 minutos de actividad de intensidad “baja” por día tendrían un riesgo de muerte 17% menor. Las actividades de intensidad “baja” incluyen caminar y hacer tareas que requieren moverse.

Las personas que intercambian 30 minutos de estar sentados por 30 minutos de actividad física moderada a vigorosa por día tendrían un riesgo 35% menor de muerte por cualquier causa. Estos tipos de actividades pueden incluir trotar, andar en bicicleta y practicar deportes.

Pero las personas no tuvieron que moverse durante 30 minutos completos seguidos para beneficiarse. Incluso los intervalos más pequeños para separar los períodos de descanso, incluso de 1 a 5 minutos de actividad, redujeron el riesgo de muerte.

Los efectos positivos del movimiento se observaron independientemente de la edad, la raza, el peso, el hábito de fumar y beber, o los problemas de salud existentes.

(Click aquí para saber más).