fbpx

Alimentos que ayudan a reforzar el sistema inmune

Con la llegada del invierno, nuestro organismo tiene que enfrentarse a muchas circunstancias que pueden afectar a nuestro sistema inmune como por ejemplo.

Las bajadas de temperaturas o cambios de lugares con calefacción a salir a la calle y encontrarnos con el frío, la contaminación, un factor inportante que debilita nuestro sistema, los cambios de horario (como el que realizamos del verano al otoño), la mala alimentación (uno de los más importantes y que menos en cuenta tenemos; sumado a otros factores como la falta de sueño, aumento de estrés, el sedentarismo o el tabaquismo….

Todo esto hace que nuestro organismo se debilite. Por eso, reforzar nuestro sistema inmunológico es clave para evitar virus, bacterias o infecciones que lo ataquen.

Desde método obefis nos gustaría recomendaros algunos alimentos y sobre todo unos hábitos que pueden ayudar a mantener el sistema inmune más activo para así evitar pasar un invierno de resfrido en resfriado.

Uno de los hábitos principales y que menos se tienen en cuenta es mantener una hidratación correcta, consumir más frutas y verduras, así como más pescado.

Un hábito muy importante es dormir el número de horas suficientes, para así mantener el cuerpo con energía y así evitar que nuestro sistema inmune se encuentre debil.

Evitar el tabaco, el alcohol y realizar actividad física, siempre es recomendable para encontrarnos bien y tener un estado físico adecuado.

¿Qué alimentos pueden ayudar a que tu sistema inmune este activo este invierno?

Frutas.

Los frutos rojos figuran entre los mejores antioxidantes del reino vegetal, además de llevar menos azúcar que muchas frutas. Por su parte, los cítricos son una estupenda fuente de vitamina C, ideal para prevenir el resfriado.

El camu camu es un fruto amazónico que destaca por contener la mayor fuente de vitamina C del planeta. «Un sola cucharadita proporciona el 1.180 % de la dosis recomendada diaria».

El coco no es solo para el verano. El aceite de coco es rico en ácido láurico, que se convierte en monolaurina en el cuerpo. ¿Y qué es la monolaurina? El compuesto que contiene la leche materna y que sirve para fortalecer la inmunidad natural del cuerpo.

Verduras.

Los vegetales crucíferos como la coliflor, se que el nombre suena un tanto raro, pero los crucíferos son una familia de vegetales que incluye el brócoli, la col, la coliflor, el repollo y la col de Bruselas. Además de ser productos de temporada, protegen contra diferentes patógenos y contaminantes habituales en las ciudades.

No es casualidad que la temporada de las setas coincida con los meses más fríos. Los hongos refuerzan el sistema inmunológico porque contienen unos poderosos compuestos llamados beta-glucanos, capaces de estimular las defensas.

La Chlorella, una de las grandes desconocidas, pero a pesar de eso, la chlorella es la reina de los alimentos «detox». Esta alga de agua dulce ayuda a procesar más oxígeno y limpiar el organismo de toxinas para fortalecerlo.

El ajo es un potente antibacteriano, antiviral, fungicida, anticancerígeno y ayuda a la reducción del colesterol. Eso sí, lo más recomendable es tomarlo fresco.

Las verduras son las mejores aliadas para reforzar las defensas. Para aprovechar al máximo sus propiedades, hay que procurar que sean frescas, de cultivo orgánico y sin procesar ni cocinar.

Grasas monoinsaturadas.

Como el pescado azul, además de la prevención frente a enfermedades, el pescado azul también aporta elementos imprescindibles para el funcionamiento del organismo. Por un lado, es una fuente muy rica en proteínas, vitaminas y minerales que participan en muchas de las funciones del metabolismo.

El aceite de oliva mejora el sistema inmunológico y tiene propiedades antiinflamatorias.

Lácteos fermentados.

El Kéfir por ejemplo, casi el 70 % del sistema inmunológico depende de la flora intestinal. Los alimentos fermentados como el kéfir están llenos de enzimas y microorganismos que refuerzan el sistema inmune. ¿Qué es? es una leche fermentada a partir de un cultivo de bacterias y levaduras. También es conocido como yogur Búlgaro ya que es muy parecido a un yogur líquido pero con más probióticos. Las propiedades del Kéfir van a depender de la calidad del medio que utilicemos (agua o leche)  pero por norma general podemos afirmar que todo kéfir nos va aportar: Minerales (Calcio, Fósforo y Magnesio). Vitaminas  (del Grupo B y Vitamina K). Aminoácidos (triptófano).

Propóleo y polen de abeja.

Las abejas producen otras dos sustancias muy recomendables a parte de la miel y la jalea: el propóleo (un potente antimicrobiano) y el polen de abeja (un gran revitalizante).

Té verde.

Cuando se trata de antioxidantes, nada supera el poder del té verde. Especialmente el té Matcha (procedente de Japón) y el té Tulsi (de la India) incluyen hasta diecisiete veces más antioxidantes que los frutos rojos.

Jengibre y cúrcuma.

El jengibre y la cúrcuma son dos poderosos antiinflamatorios que además refuerzan el sistema inmunológico.

Otros nutrientes relacionados con el sistema inmunológico son las vitaminas que podemos encontar en múchos alimentos.

Vitamina C: reduce la duración y la severidad de las gripes y resfriados. La encontramos en frutas, verduras y hortalizas, como las fresas, el kiwi, cítricos, pimiento, tomate y col.

Vitamina A: contribuye a mantener las barreras naturales contra las infecciones (mucosas). La encontramos en hígado, mantequilla, nata, huevos, lácteos y algunas frutas como el albaricoque, cerezas y melocotón.

Vitamina E: aumenta la respuesta inmunológica. Presente en aceite de oliva, vegetales de hoja verde…

Otras vitaminas: tienen especial importancia las vitaminas del grupo B; tanto los alimentos de origen vegetal como animal son ricos en ella, carne, vísceras, pescado, marisco, huevos, cereales, legumbres, frutas, verduras de hoja verde…

Hierro: hígado, carne, pescado y huevos.

Zinc y selenio: presentes en casi todos los grupos de alimentos.

¿Quiéres ver más blogs?

Siguenos en nuestras redes sociales

Facebook

Instagram

Youtube

Twitter

 

× ¿Cómo puedo ayudarte?