Adelgazamiento

En esta solo se encuentran artículos relacionados con adelgazar y bajar de peso.

Indicios de una microbiota dañada

Indicios de una microbiota dañada 1920 1001 Richard Vera

La microbiota es el conjunto de bacterias que colonizan el aparato digestivo. Esta se va desarrollando a medida que avanza la vida: su composición es diferente en la infancia, la adolescencia y la vida adulta.

Además, la relación de la microbiota y el organismo es simbiótica. Mientras que las bacterias realizan una función protectora frente a enfermedades y agentes patógenos y de ayuda en la metabolización de los alimentos ingeridos, el organismo les ofrece un lugar donde vivir.

Funciones de la microbiota

  • Protección frente a bacterias patógenas que pueden provocar enfermedades: es una barrera que protege al organismo de microorganismos patógenos, sustancias carcinógenas, metales tóxicos, químicos nocivos y partículas de polvo y suciedad. 
  • Mantenimiento de sistema inmune: favorece que el sistema de defensa funcione adecuadamente. 
  • Digestión de alimentos: permite digerir algunos componentes de los alimentos que el organismo no puede digerir y metabolizar por sí mismo.
  • Producción de vitaminas: algunas fundamentales para el mantenimiento de la salud, como son la vitamina K y la B12.
  • Regulación del metabolismo y balance energético.
  • Regulación de la secreción de neurotransmisores intestinales, insulina y péptidos fundamentales para procesos vitales.

Mantener la microbiota en buenas condiciones es vital para conseguir tener una buena calidad de vida

Por ello, cuando se produce una alteración de la microbiota (dibiosis) y existe un desequilibrio, hay un mayor riesgo de que se produzcan infecciones y se desarrollen enfermedades.

¿Qué factores indican que la microbiota está dañada?

Existen algunos factores clave que van a darte señales de que algo no va bien en el funcionamiento de tu microbiota:

  • Mal aliento: puede ser un aviso de tu cuerpo de que algo no va bien en el funcionamiento del sistema digestivo.
  • Excesivo consumo de azúcar: si tienes la microbiota dañada, tu cuerpo puede pedirte más azúcar de la cuenta.
  • Problemas de sueño: el insomnio es otro de los indicadores directos de tener un mal funcionamiento de la microbiota.
  • Debilidad del sistema inmune: si notamos un descenso en nuestro sistema de defensa, también puede ser indicador de una microbiota dañada.

En conclusión, lo mejor que podemos hacer para cuidar nuestra microbiota es tener unos buenos hábitos de alimentación y llevar una alimentación saludable.

Contacta con nuestros expertos para desarrollar unos hábitos saludables, haz clic aquí.

¿Quieres ver más artículos?

Síguenos en nuestras redes sociales:

Facebook

Instagram

Youtube

Twitter

Fuentes:

https://www.tododisca.com/factores-indican-flora-intestinal-nov1-danada/

https://www.cmed.es/actualidad/que-es-la-microbiota-que-funciones-tiene-como-mantener-la-microbiota-sana_840.html#:~:text=La%20microbiota%20es%20el%20conjunto,si%20%C3%A9ste%20por%20v%C3%ADa%20vaginal.

Alimentos que reducen el riesgo de cáncer

Alimentos que reducen el riesgo de cáncer 1920 1281 Richard Vera

Según un estudio publicado en Nature podemos identificar algunos de los alimentos que reducen el riesgo de cáncer.

La alimentación ha demostrado ser una herramienta indispensable en la prevención del cáncer. Algunos estudios determinan que hasta un 20-25 % de los casos de cáncer a nivel mundial tienen relación con la dieta. Por tanto, uno de cada cuatro tipos de cáncer se puede prevenir con un patrón alimentario adecuado.

Hoy sabemos que los patrones alimentarios en general influyen de forma tanto beneficiosa como perjudicial para determinadas enfermedades (por ejemplo, enfermedad cardiovascular y cáncer).

Este estudio se centra en analizar tipos específicos de cáncer: colorrectal, mama, pulmón, cabeza y cuello, esófago, estómago, hígado, vesícula biliar, piel, riñón y vejiga. Y no solo se centra en alimentos o sustancias que podrían llevar a sufrir alguno de los tumores mencionados, sino también en buscar alimentos protectores o al menos con una menor relación con el riesgo de cáncer.

Alimentos protectores

El café se relaciona de forma inversa con el riesgo de cáncer de hígado y cáncer de piel. Tiene un efecto protector frente a estos dos tipos de cáncer.

Por su parte, el consumo de frutas y verduras se relaciona de forma inversa con el riesgo de cáncer de faringe y cavidad oral. Aunque la asociación protectora del consumo de frutas de forma aislada (sin contar el consumo de verduras) no es significativa.

Los alimentos ricos en fibra soluble tienen un efecto protector frente al cáncer de mama. Y los alimentos ricos en vitamina A, carotenos, ácido fólico y vitamina C se relacionan con un menor riesgo de cáncer de pulmón. Las frutas y verduras, en general, son dos grupos alimentarios ricos en todos estos nutrientes. Se destacan la zanahoria, la calabaza o el mango por sus niveles de vitamina A; los pimientos y las zanahoriaspor sus niveles de carotenos;o las legumbres, las espinacas y el brócoli por sus niveles de ácido fólico. Respecto a la vitamina C, las frutas cítricas en general (naranjas, pomelos, kiwis) y verduras como los pimientos rojos o el brócoli también destacan por su riqueza en este micronutriente.

Por otra parte, los productos lácteos y derivados, junto a los productos integrales, tendrían un efecto protector frente al cáncer colorrectal. Según los investigadores, el calcio, por un lado, y la fibra dietética, por otro, serían los nutrientes potencialmente anticancerígenos en este caso.

Otros resultados

En este caso, cabe destacar que el estudio también detectó que las verduras encurtidas y los alimentos salados, por el contrario, aumentarían el riesgo de cáncer de estómago.

A pesar de esta exhaustiva revisión, se necesitan más ensayos clínicos controlados para obtener una evidencia sólida en determinados tipos de cáncer menos estudiados.

Contacta con nuestros especialistas para tener unos hábitos saludables, haz clic aquí.

¿Quieres ver más artículos?

Síguenos en nuestras redes sociales:

Facebook

Instagram

Youtube

Twitter

Fuente: https://www.elespanol.com/ciencia/nutricion/20211006/alimentos-reducen-riesgo-cancer-gran-estudio-cientifico/617188756_0.amp.html

Eje intestino-cerebro y microbiota

Eje intestino-cerebro y microbiota 1920 1080 Richard Vera

El eje intestino-cerebro y la microbiota son de gran importancia en nuestra salud. Veamos lo que son y las implicaciones que tienen a través de este estudio.

Eje intestino-cerebro

Este eje está formado por la microbiota, el sistema nervioso entérico, el sistema nervioso autónomo, el sistema neuroendocrino, el sistema neuroinmune y el sistema nervioso central.

La relación entre ambas partes del eje parece que se ejerce a través de diversas vías de comunicación, como el nervio vago, el sistema circulatorio y el sistema inmune.

Este complejo eje conforma un sistema de comunicación neurohumoral bidireccional conocido desde hace tiempo. Así, existe una correlación entre las alteraciones de la microbiota y la encefalopatía hepática, la ansiedad, el autismo o el colon irritable. En estas enfermedades existe una disbiosis (cambios en la composición normal de la microbiota) que genera cambios en la motilidad gastrointestinal, afecta a las secreciones y produce una hipersensibilidad visceral. En estas circunstancias se ven alteradas las células neuroendocrinas y las del sis­tema inmune, modificando la liberación de neurotransmisores, lo que se podría traducir en las diferentes manifestaciones psiquiátricas.

De esta manera se puede postular la comunicación bidireccional en este eje intestino-cerebro: la microbiota afecta al comportamiento humano y, a su vez, alteraciones en él producen cambios en la microbiota.

Microbiota

Se denomina microbiota al conjunto de millones de microorganismos que conviven de manera simbiótica en nuestro organismo. Este conjunto bacteriano, que se localiza principalmente en el tracto digestivo, se distribuye a lo largo de los diferentes órganos en función de las propiedades químicas. Los factores que influyen en su composición son múltiples (dieta, hábitos, deporte, fármacos). La microbiota colabora en varias funciones, como pueden ser el metabolismo o la inmunidad.

Composición de la microbiota

Se calcula que el número total de microorganismos que componen la microbiota es de 10 × 1014, lo que supone una cantidad diez veces mayor que el número total de nuestras células. La composición de la microbiota no es estática y debe adaptarse al lugar donde reside y a las funciones que desarrolla. Asimismo, esta composición se verá afectada por la dieta, los estilos de vida o el consumo de antibióticos, entre otros factores.

Además, la microbiota de un individuo varía a lo largo de su vida. Así, en los primeros años, se ve condicionada por el tipo de parto o de lactancia (artificial o materna). Ya en la edad adulta se ve modificada por los estilos de vida, los hábitos dietéticos, etc.

Funciones de la microbiota

En el momento actual son muchos los aspectos que se desconocen sobre el funcionamiento de esta. Sin embargo, su papel es crucial en los sistemas inmunitario, metabólico y hormonal, así como en la relación eje intestino-cerebro.

Conforme se ahonda en el entendimiento del eje intestino-cerebro se establece una relación entre la microbiota y las enfermedades neurodegenerativas. Estudios en ratones demuestran que la microbiota es fundamental para un desarrollo cognitivo normal. Y cuando se produce una disbiosis, pueden verse alteradas las concentraciones de ciertas moléculas. Esto podría justificar en parte la aparición de diferentes enfermedades, como pueden ser trastornos del comportamiento, la ansiedad, la enfermedad de Alzheimer o el autismo.

En definitiva, un mayor conocimiento sobre la microbiota puede ayudar, por un lado, a abrir nuevas líneas de investigación que ayuden a mejorar su patogenia y, por otra, a establecer futuras estrategias terapéuticas.

Conclusiones

En los últimos años se ha puesto de relieve el papel bidireccional de la microbiota del tracto digestivo y del sistema nervioso central. Es el denominado eje intestino-cerebro.

Aunque aún quedan muchas incógnitas por esclarecer, este eje se postula como una posible base patógena para numerosos trastornos neurológicos de gran impacto sanitario, como la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Parkinson o la esclerosis múltiple. En el momento actual se están llevando a cabo estudios que intentan evaluar el impacto de los probióticos sobre algunas de estas enfermedades neurológicas.

Si quieres contactar con un especialista, haz clic aquí.

¿Quieres ver más artículos?

Síguenos en nuestras redes sociales:

Facebook

Instagram

Youtube

Twitter

Disbiosis intestinal

Disbiosis intestinal 1920 1388 Richard Vera

Veremos aquí qué es la disbiosis intestinal y cuáles son sus principales causas.

¿Qué es?

La disbiosis intestinal es básicamente el desequilibrio de la microbiota. La microbiota son las cientos de especies microbianas que habitan en nuestro organismo. La composición de la microbiota se ve modificada por factores como los hábitos de vida o el propio estado del sistema inmune. Por ello, esta composición no es estática. Y, por tanto, cuando se pierde ese equilibrio dinámico es cuando surge la disbiosis intestinal.

Los síntomas más comunes de la disbiosis son:

  • Hinchazón y distensión abdominal
  • Flatulencias
  • Alteraciones en el tránsito intestinal, tanto diarrea como estreñimiento
  • Dolor abdominal, como cólicos
  • Lengua blanca
  • Aparición de alergias e intolerancias alimenticias

Principales causas

Existen numerosas causas y condiciones que son responsables del desarrollo de la disbiosis intestinal, entre las que se encuentran:

  • El aumento de la fermentación bacteriana de proteínas: la degradación anaeróbica de proteína no digerida o endógena en el colon por la microbiota residente es generalmente considerado como perjudicial para la salud.
  • La alteración de las bacterias reductoras de sulfato: las bacterias reductoras de sulfato obtienen su energía reduciendo los sulfatos a sulfuros. Asimismo, la mayoría de estas bacterias también pueden reducir otros compuestos de azufre inorgánico oxidado como el sulfito, nocivo para el organismo humano.
  • El sobrecrecimiento de Candida albicans: la candidiasis es una infección por cualquiera de las especies de Candida, de las cuales C. albicans es la más común.  C. albicans es una levadura y está presente en todos los adultos. Normalmente no daña (comensal), ya que se mantiene bajo control por el sistema inmune, así como por la intervención de una variedad de otros microorganismos como los lactobacilos. Pero cuando existe sobrecrecimiento de esta levadura, puede diseminarse desde el intestino para colonizar todo el tracto digestivo. Incluso el estómago (especialmente en casos de acidez estomacal baja o nula), la garganta, la boca y las fosas nasales, y hasta los pulmones. Como resultado de su actividad metabólicaproduce varios subproductos como el etanol y el acetaldehído que pueden ser muy dañinos para el cuerpo humano si no han sido metabolizados correctamente en el hígado y pasan al torrente sanguíneo.
  • La alteración de la permeabilidad de la pared intestinal: una función crítica de la mucosa intestinal, en particular del epitelio, es formar una barrera que impida que los contenidos potencialmente nocivos accedan a órganos internos y a la circulación sistémica. Por tanto, los defectos de barrera se han asociado con una variedad de enfermedades en el ser humano, incluidas las que afectan principalmente al intestino.

Si quieres consultar con un especialista para mejorar tu salud, haz clic aquí.

¿Quieres ver más artículos?

Síguenos en nuestras redes sociales:

Facebook

Instagram

Youtube

Twitter

Fuentes:

https://www.douglaslabs.es/blog/principales-causas-de-la-disbiosis-intestinal/

https://nutribiotica.es/microbiota-y-disbiosis/disbiosis/

Nutrición en la menopausia

Nutrición en la menopausia 1920 1280 Richard Vera

Durante la menopausia es fundamental prestar especial atención tanto a la nutrición como al ejercicio físico.

La menopausia es una etapa en la vida de la mujer en la que se dan múltiples cambios metabólicos. La causa principal de estos cambios es la disminución de los niveles de estrógenos en el organismo. Además, esta alteración puede producir multitud de síntomas (por ejemplo, sofocos, tristeza, osteoporosis, aumento de peso, etc.).

Una alimentación adecuada es imprescindible para minimizar dichos síntomas. Por lo tanto, la salud en la menopausia pasa por darle importancia a la prevención. Es decir, consiste en vigilar la alimentación, mantenerse en forma, prevenir la obesidad, reducir los factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares y osteoporosis principalmente.

Recomendaciones nutricionales

Las recomendaciones nutricionales más interesantes durante esta etapa serían:

  1. Aumentar la ingesta de alimentos de origen vegetal. Sobre todo verduras y hortalizas. Tres raciones de verdura (al menos una de ellas cruda) y dos de fruta serían lo ideal. Su aporte en vitaminas, minerales, fibra y fitoquímicos contribuye a mantener un buen estado nutritivo.
  2. Moderar el consumo de proteínas de origen animal. Moderar carne, pescado, huevos, y potenciar la proteína de origen vegetal (legumbres, cereales, frutos secos). Aunque el consumo de pescado, sobre todo azul, es preferible al de carne. Esto se debe a su contenido en ácidos grasos esenciales (omega 3).
  3. Aumentar la ingesta de alimentos ricos en calcio. Verduras de hoja verde (brócoli, espinacas, acelgas, judías verdes, etc.), frutos secos, semillas (sésamo, calabaza, etc.), cereales integrales y pescado pequeño con espina (sardinillas, etc.), lácteos bajos en grasa. Por otro lado, lo ideal sería combinar estos alimentos con otros ricos en vitamina D (pescado azul, huevos, etc.) y alimentos ricos en vitamina C (cítricos, pimientos, berros, etc.).
  4. Reducir el consumo de grasas saturadas. Evitar embutidos, carnes grasas, mantequilla, leche entera, bollería, etc.
  5. Potenciar el consumo de aceite de oliva y frutos secos (con moderación). Constituyen una fuente de grasa insaturada rica en vitamina E (antioxidante).
  6. Aumentar el consumo de alimentos derivados de la soja (con precaución). Soja, bebida de soja, tofu, etc. Esta pauta sería interesante por su posible relación con la reducción de los síntomas vasomotores (sofocos, sudoración) propios de la menopausia.
  7. Moderar el consumo de sal. Una dieta rica en sal dificulta la absorción del calcio. Por lo tanto, una dieta pobre en sal puede prevenir la osteoporosis.
  8. Evitar las bebidas con cafeína, bebidas azucaradas, bebidas con gas y las bebidas alcohólicas.

En conclusión

Es imprescindible, tanto en esta etapa de la vida como en otras igualmente importantes, llevar siempre un estilo de vida saludable. Prestando sobre todo especial atención a nuestra alimentación y a la actividad física que realizamos.

Si necesitas consultar con un especialista para mejorar tu salud, haz clic aquí.

¿Quieres ver más artículos?

Síguenos en nuestras redes sociales:

Facebook

Instagram

Youtube

Twitter

Fuente:

https://www.womens.es/recomendaciones-nutricionales-la-menopausia/

Alimentos para reducir el azúcar en el organismo

Alimentos para reducir el azúcar en el organismo 1920 1277 Richard Vera

Veremos aquí algunos alimentos para reducir el azúcar en el organismo. Es decir, son alimentos que reducen los niveles de glucemia en nuestro cuerpo.

La alimentación supone una parte esencial del control de la glucemia en sangre. Esto es especialmente importante para personas con diabetes o prediabetes.

Aun así, la población en general también debería controlar los niveles de glucemia en sangre para tener una buena salud. Ya que cuando los niveles de glucosa se incrementan por encima de los valores normales, se desarrolla un episodio de hiperglucemia. Estos niveles elevados en el organismo pueden ser altamente perjudiciales para la salud.

¿Qué alimentos nos ayudan a bajar la glucemia?

Algunos alimentos que ayudan a bajar los niveles de azúcar son los siguientes:

  • Manzana: contiene altos niveles de quercetina, los cuales se encargan de reducir los niveles de glucosa en sangre.
  • Canela: este alimento es eficaz para incrementar la sensibilidad de las células del organismo ante la acción de la insulina regulando la glucemia.
  • Ajo: tiene muchas propiedades interesantes. Entre ellas, contiene compuestos que ayudan a mejorar la resistencia a la insulina.
  • Avena: es un alimento rico en fibra soluble y contiene B-glucanos, que parecen mejorar la sensibilidad a la insulina y mantener el control glucémico.
  • Aguacate: es idóneo para reducir los niveles de glucemia por su alto contenido en ácidos grasos; los cuales estabilizan los valores de insulina.
  • Frutos secos: en especial las nueces. Es mejor que estén lo menos procesados posible (mejor crudos que tostados). Son fuente de fitoquímicos como los flavonoides, minerales como el potasio y el magnesio, y vitaminas antioxidantes que ayudan a mejorar la resistencia a la insulina.
  • Cerezas: es una fruta que se compone de antocianinas, unas sustancias altamente beneficiosas para reducir los niveles de glucemia en sangre.
  • Legumbres: Varias investigaciones han demostrado que la incorporación de legumbres en la dieta mejora el control glucémico y reduce el riesgo de enfermedad coronaria en personas con diabetes tipo 2.

En cualquier caso, para llevar a cabo un control de la glucemia siempre es importante contar con los consejos y la supervisión de un especialista.

Si necesitas consultar con un experto para mejorar tu alimentación y estar más sano, haz clic aquí.

¿Quieres ver más artículos?

Síguenos en nuestras redes sociales:

Facebook

Instagram

Youtube

Twitter

Fuentes:

Todotisca

Businessinsider

Sabervivir

Comer por hambre o por placer

Comer por hambre o por placer 1920 1280 Richard Vera

Comer en exceso, ya sea guiado por el hambre o por el placer, generalmente conduce a la obesidad. Muchas veces comemos no porque tengamos hambre, sino por presiones sociales o porque la comida es tan apetecible que, aunque estemos llenos, solo queremos otro bocado.

La obesidad afecta aproximadamente al 42 % de los adultos en los EE. UU., según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Un artículo publicado en Neuroscience News nos habla de una investigación llevada a cabo por investigadores de la Facultad de Medicina de Baylor. En este estudio se investigó cómo el cerebro regula la alimentación provocada por el hambre u otros factores.

Se ha visto que la regulación de estos comportamientos de alimentación (comer por hambre o por placer) implica diferentes circuitos cerebrales

¿Qué significa esto?

El cerebro regula tanto la alimentación por hambre como por placer a través de neuronas productoras de serotonina en el mesencéfalo. Sin embargo, los diferentes tipos de alimentación están conectados por circuitos independientes que no influyen en el otro tipo de alimentación.

El equipo de investigadores identificó dos circuitos cerebrales distintos formados por neuronas productoras de serotonina en el mesencéfalo. Uno de los circuitos se extiende hasta el hipotálamo, mientras que el otro se proyecta hacia otra región del mesencéfalo. Estos circuitos juegan papeles muy distintos en la regulación de la alimentación.

Descubrieron que el circuito que se proyecta hacia el hipotálamo regula principalmente la alimentación impulsada por el hambre, pero no influye en la alimentación no impulsada por el hambre. El otro circuito que se proyecta hacia el mesencéfalo regula principalmente la alimentación no impulsada por el hambre, pero no el otro.

Otros resultados

Otra contribución significativa de este trabajo es la identificación de posibles dianas moleculares asociadas con los circuitos que podrían usarse para tratar la sobrealimentación.

Descubrieron que dos receptores de serotonina (2C y 1B) están involucrados en ambos tipos de comportamiento alimentario. Pero, por otro lado, identificaron otros canales iónicos que están asociados a los diferentes comportamientos alimentarios. Por ejemplo, el receptor GABA A, un canal de cloruro, se considera importante en la regulación de los circuitos de serotonina durante la alimentación impulsada por el hambre, pero no durante la alimentación no impulsada por el hambre. Y el otro es un canal de potasio que influye en la alimentación desencadenada por señales independientes del hambre, pero no por la alimentación impulsada por el hambre. Es decir, estos tienen funciones distintas en el comportamiento de alimentación, por tanto, también podrían ser candidatos objetivo para regular la sobrealimentación.

Estos hallazgos han alentado a los investigadores a realizar estudios futuros. Con el objetivo de identificar más moléculas que podrían modular la actividad de los canales iónicos para producir efectos contra la sobrealimentación.

Si quieres regular tus hábitos de alimentación, haz clic aquí.

¿Quieres ver más artículos?

Síguenos en nuestras redes sociales:

Facebook

Instagram

Youtube

Twitter

Superalimento capaz de disminuir la obesidad

Superalimento capaz de disminuir la obesidad 1920 1279 Richard Vera

Un estudio subraya el valor biológico y nutricional de este producto como superalimento. Este promueve la reducción sustancial del peso corporal, la resistencia a la insulina, la inflamación del tejido adiposo, y la mejora de la función vascular.

El superalimento del que estamos hablando es el aceite de orujo de oliva. Este aceite es rico en «compuestos triterpénicos» y el estudio revela el potencial de este alimento contra la progresión de la obesidad.

Para llevar a cabo esta investigación, se realizó una comparativa durante diez semanas en ratones con dos tipos de dietas: una dieta alta en grasas saturadas y otra, con el mismo aporte calórico, pero con aceite de orujo de oliva. Trascurrido este tiempo, se observó una disminución significativa del peso de los ratones alimentados con este superalimente respecto al grupo que se siguió alimentando con la dieta alta en grasa saturada.

Y no solo se redujo el peso corporal de los animales obesos, sino que disminuyó la grasa corporal, el tejido adiposo y la inflamación hepática, mejorando a su vez la resistencia a la insulina y la disfunción vascular asociadas con la obesidad.

Por tanto, se consideran unos estudios preliminares muy prometedores. Además, proporcionan una información muy importante sobre el uso tradicional del aceite de orujo de oliva como superalimento.

Sin lugar a dudas, los resultados revelan una nueva línea de investigación en el marco de la dieta mediterránea y en el manejo terapéutico de la obesidad y sus complicaciones.

Si quieres consultar con un especialista para mejorar tus hábitos y estar más sano, haz clic aquí.

¿Quieres ver más artículos?

Síguenos en nuestras redes sociales:

Facebook

Instagram

Youtube

Twitter

Fuente:

https://www.lne.es/vida-y-estilo/salud/2021/07/27/descubre-superalimento-capaz-disminuir-obesidad-14568448.html

Crononutrición

Crononutrición 1920 1280 Richard Vera

Crononutrición: el cuándo puede llegar a ser casi tan importante como el qué comemos.

¿Qué es la crononutrición?

Este concepto surgió en 1986 de la mano del doctor llamado Alain Delabos. Es una filosofía que sugiere alimentarse siguiendo nuestros relojes biológicos bajo la idea de que los alimentos tienen unos efectos u otros en el organismo dependiendo de la hora en que sean ingeridos.

En la actualidad, la crononutrición estudia el efecto de la alimentación sobre nuestro sistema circadiano. Es decir, estudia el efecto de la ingesta sobre la secreción de hormonas relacionadas con el hambre, la saciedad, el sueño, la vigilia, la tolerancia a la glucosa, etc. y las repercusiones de estos efectos.

Los ritmos circadianos establecen la producción y liberación de determinadas hormonas según la hora del día y los cambios ambientales. Dichas hormonas también tienen una gran influencia en el metabolismo.

Si se lleva un horario de comidas inusual, se pueden producir perjuicios tales como intolerancia a los carbohidratos, alteración de los ritmos del cortisol —la hormona del estrés—, alteración de los ritmos de la temperatura, una menor oxidación de carbohidratos y un menor gasto energético en reposo.

Crononutrición y metabolismo

En cuanto a los hidratos de carbono, lo que ocurre en un individuo sano es que la insulina —la hormona responsable de llevar la glucosa a los tejidos— tiene un funcionamiento más lento dependiendo de la hora del día. Efectivamente, por la noche existe una mayor resistencia a la insulina. Esto implica que funciona peor. Sin embargo, no se puede afirmar sin más que los carbohidratos engordan por la noche, sino, más bien, que un exceso de los mismos en horario nocturno se absorbe peor. En otras palabras, pueden consumirse, pero con mayor moderación que si se consumen durante el día.

Si nos fijamos en el consumo de proteínas, de hecho, no es lo mismo consumir unas pocas proteínas en el desayuno y una gran cantidad en la cena. Lo ideal sería dividir el consumo de proteínas en tres partes más o menos iguales —desayuno, comida y cena—.

¿Qué muestran los estudios?

Según varios estudios, controlar los periodos en los que comemos y el número de comidas puede tener importantes beneficios para tu salud. Es decir, respetar el ritmo circadiano puede ayudar a perder peso y a mejorar la salud general. Es más, se observa que realizar las comidas de manera descompensada (fuera de horarios o con proporciones erróneas) favorece la aparición de exceso de peso, dificulta su pérdida y aumenta el riesgo de padecer diabetes tipo 2.

Estos son algunos de los resultados concretos observados:

  • En un grupo de mujeres que consume más calorías en el desayuno que en la cena, pero un total de calorías diarias igual en ambos grupos, presenta:
    • Una mayor pérdida de peso.
    • Una mejor tolerancia a la glucosa y, por tanto, un menor riesgo a padecer diabetes tipo 2.
    • Una mayor saciedad durante el día.
  • Aquellas personas que comían antes de las 15:00 presentaban una mayor pérdida de peso y con un ritmo más rápido que los que comían después de las 15:00, siendo la ingesta calórica total diaria igual para ambos grupos.
  • En cuanto a los efectos de comer a las 13:00 o bien a las 16:30 con las mismas calorías totales diarias, se observa en los que comen temprano:
    • Una mejor tolerancia a la glucosa y menor riesgo a padecer diabetes tipo 2.
    • Un mayor gasto energético total diario favoreciendo la pérdida de peso.

En conclusión:

  • Realizar las comidas de manera tardía puede influenciar negativamente la pérdida de peso o favorecer el exceso de peso.
  • Realizar las comidas tarde puede aumentar el riesgo de padecer diabetes tipo 2.
  • Dar más importancia a la cena que al desayuno es un error frecuente que puede llevar al exceso de peso y al síndrome metabólico.

Aquí te dejamos algunas sugerencias de recetas sanas que puedes cocinar. Y recuerda que si no tienes tiempo durante la semana para cocinar y alimentarte de acuerdo con tus ritmos circadianos para practicar la crononutrición, siempre puedes ayudarte del batch cooking.

Si quieres tener una reunión orientativa con un experto para mejorar tu alimentación, haz clic aquí.

¿Quieres ver más artículos?

Síguenos en nuestras redes sociales:

Facebook

Instagram

Youtube

Twitter

Fuentes:

https://academic.oup.com/advances/article/7/2/399/4558098

http://www.endocrino.cat/es/blog-endocrinologia.cfm/ID/6223/ESP/crononutricion.htm

https://www.elespanol.com/ciencia/salud/20180318/crononutricion-importante-respetar-horas-numero-comidas/291721838_0.amp.html

Enzimas, qué son y para qué sirven

Enzimas, qué son y para qué sirven 1920 1280 Richard Vera

Hoy vamos a hablar, entre otras cosas, acerca de qué son las enzimas y para qué sirven.

¿Qué son las enzimas?

Las enzimas son moléculas que catalizan y hacen posibles las miles de reacciones químicas que producimos y que resultan cruciales para nuestra vida.

Por ejemplo, pueden ayudar a descomponer los alimentos que consumimos para que el cuerpo los pueda usar. La carencia de alguna enzima puede dificultar el funcionamiento del metabolismo y del proceso digestivo.

Son esenciales para una digestión sana

Por esta razón hay que cuidarlas. Una dieta deficiente o el envejecimiento pueden reducir la producción de enzimas y perjudicar al organismo. Un ejemplo de déficit enzimático sería el de la lactasa, que explica la intolerancia a la lactosa.

¿Para qué sirven?

Las enzimas son necesarias para todas las funciones corporales. Se encuentran en cada órgano y célula del cuerpo. Como, por ejemplo, en la sangre, el intestino, la saliva, el jugo gástrico, etc.

La mayoría de las enzimas tienen que combinarse con micronutrientes para ejecutar sus funciones. Es decir, dependen de la presencia de alguna vitamina o mineral para ser activas.

Cada enzima tiene una función específica: algunas se encargan del transporte de nutrientes, otras de la eliminación de desechos tóxicos o de la purificación de la sangre en el hígado, otras incluso de la nutrición del cerebro.

Las enzimas en la digestión

La digestión es el proceso de transformación de los alimentos que ingerimos en pequeñas partículas que puedan ser asimiladas por nuestro organismo para hacer posibles todas sus innumerables funciones. Y las enzimas tienen un papel fundamental en todas las fases de la digestión, la cual empieza ya en nuestra boca.

Tipos

Se dividen en 3 grandes grupos, según el tipo de alimento sobre el que actúan:

  • Proteasas: Son aquellas que digieren las proteínas para hacerlas asimilables por el cuerpo (aminoácidos).
  • Amilasas: Se encargan de degradar los hidratos de carbono (almidón, azúcares complejos, lactosa, etc.) para convertirlos mayoritariamente en glucosa.
  • Lipasas: Son aquellas que digieren las grasas y las descomponen en ácidos grasos.

Beneficios generales de las enzimas digestivas

  • Ayudan a la digestión y reducen la denominada “acidez”.
  • Mejoran las condiciones de hernia de hiato y de las úlceras.
  • Reducen la sensación de hinchazón y gases.
  • Disminuyen las alergias alimentarias gracias a la buena digestión de las proteínas.

¿Dónde se encuentran?

Como ya hemos mencionado, las enzimas son imprescindibles para gozar de buena salud. Puede ocurrir que el sistema de enzimas digestivas no funcione bien y se realice una mala absorción de los nutrientes, por lo que la nutrición deja de ser óptima. Si los alimentos pasan al intestino grueso sin estar digeridos, las bacterias presentes los fermentan, lo que llega a causar molestias como flatulencia, hinchazón y diarrea.

Podemos tener déficit enzimático por distintos motivos, como por el envejecimiento natural del cuerpo o por enfermedades. Además, al cocinar los alimentos la mayor parte de las enzimas se destruyen por la exposición al calor y todo el trabajo de las mismas tiene que ser realizado por el sistema endocrino.

Veamos dónde se suelen encontrar las enzimas:

  1. Enzimas para el sistema inmunitario: Los glóbulos blancos poseen enzimas que les ayudan a destruir virus y bacterias. Ciertas enzimas nos ayudan a restablecer el equilibrio en los procesos inflamatorios al permitir una curación más rápida y eficaz.
  2. Enzimas digestivas:  Las hallamos sobre todo en la saliva, los jugos gástrico y pancreático y las secreciones intestinales.
  3. Enzimas digestivas naturales en los vegetales frescos y crudos: Una dieta rica en vegetales frescos y crudos proporciona gran variedad de enzimas. Evita las cocciones largas para no destruirlas e introduce ensaladas y licuados en la alimentación diaria.
  4. Enzimas de la piña y la papaya: En la piña encontramos gran cantidad de bromelina, una enzima proteolítica, es decir, que descompone las proteínas. La bromelina resiste la acidez del estómago y la alcalinidad del intestino. Es eficaz para tratar dispepsias, úlceras gástricas e insuficiencias pancreáticas exocrinas. La papaya contiene papaína, otra enzima proteolítica. Es antiinflamatoria y antiséptica.
  5. Vegetales amargos que favorecen la producción de gastrina: La escarola, la endibia, el berro, el rábano o la alcachofa favorecen la producción de gastrina y de enzimas digestivas por parte de los jugos gástricos, pancreáticos y de la bilis. Además, tienen propiedades coleréticas y colagogas y mejoran la función hepática.
  6. Miso: El miso es un condimento fermentado muy utilizado en la cocina japonesa. Contiene enzimas vivas si no ha sido pasteurizado.
  7. Suplementos de enzimas para la digestión: Los suplementos multienzimáticos mejoran el proceso digestivo y ayudan a disminuir la dispepsia, una afección del estómago que provoca una digestión lenta con hinchazón, dolor y sensación de plenitud.

Si quieres consultar con un especialista para mejorar tus hábitos y estar más sano haz clic aquí.

¿Quieres ver más artículos?

Síguenos en nuestras redes sociales:

Facebook

Instagram

Youtube

Twitter

Fuentes:

Medlineplus

Cuerpomente

Plameca

Aquilea

Solicitud de cita



    No es fácil conseguir lo que has venido buscando, pero por algo se empieza.

      Centro de adelgazamiento en Madrid

      Centro Obefis S. L., centro de adelgazamiento en Madrid con más de 30 años de experiencia en su especialidad. Ubicados en 4 localidades diferentes, contamos con más de 12.000 casos de éxito de adelgazamiento y mantenimiento.

      × ¿Cómo puedo ayudarte?