Sistema digestivo y diabetes

Inflamación crónica

Inflamación crónica 1280 853 Richard Vera

La inflamación crónica es un proceso silencioso que puede afectar gravemente nuestra salud a lo largo del tiempo.

A menudo pasa desapercibida, ya que no presenta síntomas evidentes en sus etapas iniciales, pero su presencia continua puede contribuir al desarrollo de diversas enfermedades, como enfermedades cardíacas, diabetes, artritis, y más.

En este artículo, exploraremos qué es la inflamación crónica, cómo identificarla y las estrategias para reducirla y promover una vida saludable.

¿Qué es la inflamación crónica?

La inflamación es una respuesta natural del cuerpo a las lesiones o infecciones. Cuando te lastimas o sufres una infección, el sistema inmune se moviliza para reparar el daño y eliminar los patógenos. Esta inflamación aguda es beneficiosa y necesaria para la recuperación.

La inflamación crónica, por otro lado, es una respuesta inflamatoria persistente que no se apaga cuando ya no es necesaria. Puede ser causada por factores como el estrés crónico, la mala alimentación, la falta de ejercicio, la obesidad y el tabaquismo. Con el tiempo, esta inflamación crónica puede dañar los tejidos y aumentar el riesgo de enfermedades crónicas. También recibe el nombre deinflamación de bajo grado (IBG).

Identificar la inflamación crónica

Dado que la inflamación crónica a menudo no presenta síntomas notables, puede ser difícil de detectar. Sin embargo, hay algunas señales que podrían indicar su presencia:

  • Fatiga persistente: la fatiga que no se alivia con el descanso podría ser un signo de inflamación crónica.
  • Dolor en las articulaciones: la inflamación crónica puede contribuir a afecciones como la artritis reumatoide.
  • Problemas digestivos: la inflamación en el tracto gastrointestinal puede causar molestias digestivas, como el síndrome del intestino irritable.
  • Aumento de peso inexplicado: la inflamación crónica a menudo está relacionada con la resistencia a la insulina y el aumento de peso.
  • Enfermedades crónicas: si tienes antecedentes familiares de enfermedades crónicas o te han diagnosticado una, podría estar relacionado con la inflamación crónica.

Reducir la inflamación crónica

Afortunadamente, hay medidas que puedes tomar para reducir la inflamación crónica y promover una vida más saludable:

  1. Dieta antiinflamatoria: prioriza alimentos ricos en antioxidantes, como frutas y verduras, así como grasas saludables como las que se encuentran en el aceite de oliva y el pescado graso. Evita alimentos procesados, azúcares refinados y grasas saturadas.
  2. Cuidar la microbiota: una microbiota intestinal saludable ha demostrado reducir la inflamación intestinal y general.
  3. Ejercicio regular: el ejercicio ayuda a reducir la inflamación y a mantener un peso saludable.
  4. Gestión del estrés: el estrés crónico puede contribuir a la inflamación. Practicar técnicas de manejo del estrés, como la respiración, la meditación y el yoga, puede ser beneficioso.
  5. Dormir lo suficiente: el sueño insuficiente puede aumentar la inflamación. Prioriza un sueño de calidad.
  6. Evitar el tabaco y el exceso de alcohol: estos hábitos pueden aumentar la inflamación y el riesgo de enfermedades relacionadas.
  7. Controlar las enfermedades crónicas: si ya tienes una enfermedad crónica, colaborar con tu médico para controlarla adecuadamente puede ayudar a reducir la inflamación.

Conclusión

La inflamación crónica puede ser perjudicial para la salud a largo plazo, pero hay medidas que puedes tomar para reducirla. Al hacer cambios en tu estilo de vida, como mejorar tu dieta, hacer ejercicio y gestionar el estrés, puedes ayudar a prevenir o controlar la inflamación crónica y mantener un camino hacia una vida más saludable y activa. Siempre consulta a un profesional de la salud antes de realizar cambios significativos en tu estilo de vida, especialmente si tienes condiciones médicas existentes.

Si crees que tienes inflamación crónica, podemos ayudarte, haz clic aquí.

¿Quieres ver más artículos?

Síguenos en nuestras redes sociales:

Facebook

Instagram

Youtube

Twitter

Fuentes:

https://www.conasi.eu/blog/consejos-de-salud/inflamacion-cronica/#%C2%BFComo_afecta_la_inflamacion_cronica_al_cuerpo

https://www.cuerpomente.com/alimentacion/nutricion/inflamacion-cronica-causas-como-evitarla_2424

El chocolate que reduce el azúcar

El chocolate que reduce el azúcar 1280 853 Richard Vera

Investigadoras del CSIC demuestran que una mezcla de cacao y algarroba es efectiva frente a problemas cardíacos relacionados con la diabetes.

Este nuevo chocolate reduce el azúcar en sangre y cuida el corazón

Esta investigación ha sido publicada en la revista científica Antioxidants y ya ha sido probada en modelos animales de diabetes.

Según los científicos, esta mezcla de cacao y algarroba sin azúcar tiene efectos antiinflamatorios que protegen frente a la miocardiopatía diabética. Es más, este compuesto amplifica su efecto en combinación con la metformina, el fármaco más utilizado en el tratamiento de la diabetes tipo 2.

Aunque en la actualidad se dispone de numerosos fármacos para el control glucémico de pacientes con diabetes tipo 2, en la mayoría de los casos estos no logran prevenir las complicaciones cardíacas. Sin embargo, en los últimos años se les ha dado mayor importancia a los polifenoles por su demostrada eficacia en la prevención de enfermedades cardiovasculares sin efectos secundarios adversos.

Resultados

Los resultados del estudio mostraron que mejoraron los niveles de glucosa en sangre, tanto en ayunas como después de las comidas. Igualmente, la mezcla de cacao y algarroba protegió al corazón del aumento del estrés oxidativo y la inflamación asociados a la diabetes tipo 2, lo que evitó el desarrollo de la miocardiopatía diabética.

Además, los investigadores comprobaron que la mezcla de algarroba y cacao combinada con metformina mejoró la protección frente a complicaciones cardíacas.

Composición del chocolate

Este nuevo chocolate combina las propiedades del cacao y la algarroba para dar lugar al dulce perfecto para nuestra salud.

Por un lado, el cacao es un alimento rico en polifenoles con propiedades antioxidantes, antiinflamatorias y cardioprotectoras. Sin embargo, en estado puro, su sabor es amargo y poco atractivo. Este sabor suele modificarse añadiendo azúcares, generando así productos con un peor perfil nutricional y con contraindicados para las personas diabéticas.

Por otro lado, la algarroba, rica en polifenoles y fibra, ha demostrado ser una buena opción para combinar con el cacao y generar una mezcla con un alto contenido de compuestos bioactivos y con un sabor menos amargo. Esta legumbre posee un poderoso principio activo conefectos similares a la insulina:el D-pinitol. La algarroba también protege el hígado y previene la osteoporosis. Además, este alimento es dulce, lo que lo convierte en un sustituto cada vez más popular de los edulcorantes y los ingredientes azucarados para la repostería saludable.

¿Quieres cuidarte sin dejar de disfrutar de la comida?, haz clic aquí.

¿Quieres ver más artículos?

Síguenos en nuestras redes sociales:

Facebook

Instagram

Youtube

Twitter

Fuente:

https://www.elespanol.com/ciencia/nutricion/20220321/nuevo-chocolate-espana-reduce-azucar-sangre-corazon/658184253_0.html

La explicación a muchas enfermedades se encuentra en nuestras casas

La explicación a muchas enfermedades se encuentra en nuestras casas 1280 897 Richard Vera

Ya sabemos la importancia que tiene la microbiota en las enfermedades.

Nuestro cuerpo es el hogar de billones de bacterias que nos ayudan a desarrollar nuestras funciones vitales casi como una célula más de nuestro organismo.

Este ecosistema bacteriano es único en cada persona, pero no del todo: un reciente estudio afirma que nuestro entorno puede determinar una buena parte de los microbios que viven en nuestro organismo. Parece ser que estos microorganismos se transmiten con relativa facilidad entre personas que conviven juntas.

Así, los convivientes, sin estar emparentados o ser pareja, pueden llegar a compartir cerca del 32 % de los microorganismos de sus bocas y hasta un 12 % de los intestinales. Hasta ahora solo se sospechaba que las cepas bacterianas que viven en nuestro interior podían transmitirse entre personas. Sin embargo, ahora sabemos que lo hacen de manera bastante notable. Lo que aún no sabemos exactamente es cómo.

Un reciente estudio publicado en la revista Nature ha analizado a 5.000 participantes. Los investigadores tomaron muestras de saliva y heces a los participantes de 20 países repartidos por todo el mundo.

Y los resultados mostraron lo poco que sabemos sobre los ecosistemas de microbios que habitan nuestro interior y que sabemos que tienen una estrecha vinculación con nuestra salud y bienestar.

El estudio abarca dos formas de transmisión de microorganismos: horizontal, como la dada entre personas convivientes y vertical o intrafamiliar. Es precisamente dentro de la familia donde pueden hallarse mayores niveles de transmisión. Por ejemplo, madres e hijos pequeños pueden llegar a compartir un 35 % de la microbiota intestinal. Esta proporción se va dilatando conforme los hijos crecen, pero la relación se mantiene. Dos gemelos no convivientes pueden mantener un 8 % del la microbiota. Y, curiosamente, dos personas que no comparten hogar pero sí ciudad también comparten cerca del 8 % de sus microorganismos intestinales.

Enfermedades transmisibles o no transmisibles

El equilibrio de nuestra microbiota gastrointestinal es delicado y algo mucho más complejo de lo que se creía hasta ahora.

De hecho, enfermedades que categorizábamos como no infecciosas o no transmisibles podrían tener más relación con nuestra microbiota de la que pensábamos.

Por ejemplo, diversas bacterias se han vinculado con algunos tipos de cánceres. Esta relación puede alcanzar incluso nuestra salud psicológica.

Por tanto, incluso enfermedades consideradas no transmisibles pueden ser en cierta medida transmisibles, puesto que están relacionadas con la microbiota, y esta, como hemos visto, también se transmite en personas convivientes.

Esto nos lleva a pensar que entender el rol de los microorganismos de nuestro cuerpo quizá pueda un día ser la vía para combatir las enfermedades más inesperadas.

Si quieres sentirte más saludable, haz clic aquí.

¿Quieres ver más artículos?

Síguenos en nuestras redes sociales:

Facebook

Instagram

Youtube

Twitter

Fuentes: https://www.xataka.com/medicina-y-salud/cada-vez-hay-enfermedades-explicacion-no-genetica-se-encuentra-literalmente-nuestras-casas

https://www.csic.es/es/actualidad-del-csic/las-interacciones-sociales-dan-forma-la-composicion-de-nuestro-microbioma-segun

https://www.rtve.es/noticias/20230118/investigacion-microbiota-interaccion-social/2416407.shtml

El sobrecrecimiento bacteriano puede causar intolerancias

El sobrecrecimiento bacteriano puede causar intolerancias 1280 853 Richard Vera

El sobrecrecimiento bacteriano en el intestino delgado, o SIBO, es una enfermedad poco conocida e infradiagnosticada.

Su prevalencia en EE. UU. es de hasta el 15 % de la población. En España son cada vez más las personas que la padecen. Es especial cuando encuentran que puede estar tras la causa de una disbiosis intestinal, celiaquía, intolerancia a la fructosa, la lactosa o el síndrome de intestino irritable.

Tener un SIBO en el intestino delgado (donde se produce la digestión y la absorción de nutrientes) puede generar múltiples trastornos.

SIBO e intolerancias alimentarias

El Dr. Blas López Rueda expone que todavía muchos médicos desconocen el SIBO.

El SIBO se produce cuando las bacterias del colon proliferan hacia el intestino delgado, donde no suelen estar. La causa puede ser la baja acidez en el estómago o una baja movilidad intestinal que impide limpiar nuestro intestino de restos alimentarios y bacterias para que salgan por las heces. Otra causa puede ser la integridad de la válvula ileocecal que separa el intestino grueso del delgado.

Se está empezando a ver que el SIBO está detrás de muchas de las intolerancias alimentarias que aumentan cada día más en nuestra sociedad.

Detección y diagnóstico

La clínica es variada. Cuando tenemos muchas bacterias en el intestino delgado, estas fermentan los alimentos, y producen gases y sustancias que dan lugar a síntomas como hinchazón, distensión abdominal, diarrea, náuseas, vómitos, gases, reflujo, etc.

Para evaluar si un paciente tiene SIBO, se hace el test de lactulosa o lactitol. Si hay bacterias en el intestino delgado, producirá gases de hidrógeno o metano, o ambos.

El SIBO puede mejorar con la alimentación

Este sobrececimiento responde también a un cambio de hábitos de alimentación. En especial se puede valorar una dieta FODMAP para reducir las sustancias que pueden fermentar, especialmente los carbohidratos digeribles y los no digeribles.

Igualmente, es aconsejable en estos casos suplementar con productos que el especialista considere.

Si quieres consultar con un especialista, haz clic aquí.

¿Quieres ver más artículos?

Síguenos en nuestras redes sociales:

Facebook

Instagram

Youtube

Twitter

Fuente: https://www.cuerpomente.com/salud-natural/tratamientos/entrevista-dr-blas-lopez-rueda-sibo-sobrecrecimiento-bacteriano_5286

Indicios de una microbiota dañada

Indicios de una microbiota dañada 1920 1001 Richard Vera

La microbiota es el conjunto de bacterias que colonizan el aparato digestivo. Esta se va desarrollando a medida que avanza la vida: su composición es diferente en la infancia, la adolescencia y la vida adulta.

Además, la relación de la microbiota y el organismo es simbiótica. Mientras que las bacterias realizan una función protectora frente a enfermedades y agentes patógenos y de ayuda en la metabolización de los alimentos ingeridos, el organismo les ofrece un lugar donde vivir.

Funciones de la microbiota

  • Protección frente a bacterias patógenas que pueden provocar enfermedades: es una barrera que protege al organismo de microorganismos patógenos, sustancias carcinógenas, metales tóxicos, químicos nocivos y partículas de polvo y suciedad. 
  • Mantenimiento de sistema inmune: favorece que el sistema de defensa funcione adecuadamente. 
  • Digestión de alimentos: permite digerir algunos componentes de los alimentos que el organismo no puede digerir y metabolizar por sí mismo.
  • Producción de vitaminas: algunas fundamentales para el mantenimiento de la salud, como son la vitamina K y la B12.
  • Regulación del metabolismo y balance energético.
  • Regulación de la secreción de neurotransmisores intestinales, insulina y péptidos fundamentales para procesos vitales.

Mantener la microbiota en buenas condiciones es vital para conseguir tener una buena calidad de vida

Por ello, cuando se produce una alteración de la microbiota (dibiosis) y existe un desequilibrio, hay un mayor riesgo de que se produzcan infecciones y se desarrollen enfermedades.

¿Qué factores indican que la microbiota está dañada?

Existen algunos factores clave que van a darte señales de que algo no va bien en el funcionamiento de tu microbiota:

  • Mal aliento: puede ser un aviso de tu cuerpo de que algo no va bien en el funcionamiento del sistema digestivo.
  • Excesivo consumo de azúcar: si tienes la microbiota dañada, tu cuerpo puede pedirte más azúcar de la cuenta.
  • Problemas de sueño: el insomnio es otro de los indicadores directos de tener un mal funcionamiento de la microbiota.
  • Debilidad del sistema inmune: si notamos un descenso en nuestro sistema de defensa, también puede ser indicador de una microbiota dañada.

En conclusión, lo mejor que podemos hacer para cuidar nuestra microbiota es tener unos buenos hábitos de alimentación y llevar una alimentación saludable.

Contacta con nuestros expertos para desarrollar unos hábitos saludables, haz clic aquí.

¿Quieres ver más artículos?

Síguenos en nuestras redes sociales:

Facebook

Instagram

Youtube

Twitter

Fuentes:

https://www.tododisca.com/factores-indican-flora-intestinal-nov1-danada/

https://www.cmed.es/actualidad/que-es-la-microbiota-que-funciones-tiene-como-mantener-la-microbiota-sana_840.html#:~:text=La%20microbiota%20es%20el%20conjunto,si%20%C3%A9ste%20por%20v%C3%ADa%20vaginal.

Eje intestino-cerebro y microbiota

Eje intestino-cerebro y microbiota 1920 1080 Richard Vera

El eje intestino-cerebro y la microbiota son de gran importancia en nuestra salud. Veamos lo que son y las implicaciones que tienen a través de este estudio.

Eje intestino-cerebro

Este eje está formado por la microbiota, el sistema nervioso entérico, el sistema nervioso autónomo, el sistema neuroendocrino, el sistema neuroinmune y el sistema nervioso central.

La relación entre ambas partes del eje parece que se ejerce a través de diversas vías de comunicación, como el nervio vago, el sistema circulatorio y el sistema inmune.

Este complejo eje conforma un sistema de comunicación neurohumoral bidireccional conocido desde hace tiempo. Así, existe una correlación entre las alteraciones de la microbiota y la encefalopatía hepática, la ansiedad, el autismo o el colon irritable. En estas enfermedades existe una disbiosis (cambios en la composición normal de la microbiota) que genera cambios en la motilidad gastrointestinal, afecta a las secreciones y produce una hipersensibilidad visceral. En estas circunstancias se ven alteradas las células neuroendocrinas y las del sis­tema inmune, modificando la liberación de neurotransmisores, lo que se podría traducir en las diferentes manifestaciones psiquiátricas.

De esta manera se puede postular la comunicación bidireccional en este eje intestino-cerebro: la microbiota afecta al comportamiento humano y, a su vez, alteraciones en él producen cambios en la microbiota.

Microbiota

Se denomina microbiota al conjunto de millones de microorganismos que conviven de manera simbiótica en nuestro organismo. Este conjunto bacteriano, que se localiza principalmente en el tracto digestivo, se distribuye a lo largo de los diferentes órganos en función de las propiedades químicas. Los factores que influyen en su composición son múltiples (dieta, hábitos, deporte, fármacos). La microbiota colabora en varias funciones, como pueden ser el metabolismo o la inmunidad.

Composición de la microbiota

Se calcula que el número total de microorganismos que componen la microbiota es de 10 × 1014, lo que supone una cantidad diez veces mayor que el número total de nuestras células. La composición de la microbiota no es estática y debe adaptarse al lugar donde reside y a las funciones que desarrolla. Asimismo, esta composición se verá afectada por la dieta, los estilos de vida o el consumo de antibióticos, entre otros factores.

Además, la microbiota de un individuo varía a lo largo de su vida. Así, en los primeros años, se ve condicionada por el tipo de parto o de lactancia (artificial o materna). Ya en la edad adulta se ve modificada por los estilos de vida, los hábitos dietéticos, etc.

Funciones de la microbiota

En el momento actual son muchos los aspectos que se desconocen sobre el funcionamiento de esta. Sin embargo, su papel es crucial en los sistemas inmunitario, metabólico y hormonal, así como en la relación eje intestino-cerebro.

Conforme se ahonda en el entendimiento del eje intestino-cerebro se establece una relación entre la microbiota y las enfermedades neurodegenerativas. Estudios en ratones demuestran que la microbiota es fundamental para un desarrollo cognitivo normal. Y cuando se produce una disbiosis, pueden verse alteradas las concentraciones de ciertas moléculas. Esto podría justificar en parte la aparición de diferentes enfermedades, como pueden ser trastornos del comportamiento, la ansiedad, la enfermedad de Alzheimer o el autismo.

En definitiva, un mayor conocimiento sobre la microbiota puede ayudar, por un lado, a abrir nuevas líneas de investigación que ayuden a mejorar su patogenia y, por otra, a establecer futuras estrategias terapéuticas.

Conclusiones

En los últimos años se ha puesto de relieve el papel bidireccional de la microbiota del tracto digestivo y del sistema nervioso central. Es el denominado eje intestino-cerebro.

Aunque aún quedan muchas incógnitas por esclarecer, este eje se postula como una posible base patógena para numerosos trastornos neurológicos de gran impacto sanitario, como la enfermedad de Alzheimer, la enfermedad de Parkinson o la esclerosis múltiple. En el momento actual se están llevando a cabo estudios que intentan evaluar el impacto de los probióticos sobre algunas de estas enfermedades neurológicas.

Si quieres contactar con un especialista, haz clic aquí.

¿Quieres ver más artículos?

Síguenos en nuestras redes sociales:

Facebook

Instagram

Youtube

Twitter

Disbiosis intestinal

Disbiosis intestinal 1920 1388 Richard Vera

Veremos aquí qué es la disbiosis intestinal y cuáles son sus principales causas.

¿Qué es?

La disbiosis intestinal es básicamente el desequilibrio de la microbiota. La microbiota son las cientos de especies microbianas que habitan en nuestro organismo. La composición de la microbiota se ve modificada por factores como los hábitos de vida o el propio estado del sistema inmune. Por ello, esta composición no es estática. Y, por tanto, cuando se pierde ese equilibrio dinámico es cuando surge la disbiosis intestinal.

Los síntomas más comunes de la disbiosis son:

  • Hinchazón y distensión abdominal
  • Flatulencias
  • Alteraciones en el tránsito intestinal, tanto diarrea como estreñimiento
  • Dolor abdominal, como cólicos
  • Lengua blanca
  • Aparición de alergias e intolerancias alimenticias

Principales causas

Existen numerosas causas y condiciones que son responsables del desarrollo de la disbiosis intestinal, entre las que se encuentran:

  • El aumento de la fermentación bacteriana de proteínas: la degradación anaeróbica de proteína no digerida o endógena en el colon por la microbiota residente es generalmente considerado como perjudicial para la salud.
  • La alteración de las bacterias reductoras de sulfato: las bacterias reductoras de sulfato obtienen su energía reduciendo los sulfatos a sulfuros. Asimismo, la mayoría de estas bacterias también pueden reducir otros compuestos de azufre inorgánico oxidado como el sulfito, nocivo para el organismo humano.
  • El sobrecrecimiento de Candida albicans: la candidiasis es una infección por cualquiera de las especies de Candida, de las cuales C. albicans es la más común.  C. albicans es una levadura y está presente en todos los adultos. Normalmente no daña (comensal), ya que se mantiene bajo control por el sistema inmune, así como por la intervención de una variedad de otros microorganismos como los lactobacilos. Pero cuando existe sobrecrecimiento de esta levadura, puede diseminarse desde el intestino para colonizar todo el tracto digestivo. Incluso el estómago (especialmente en casos de acidez estomacal baja o nula), la garganta, la boca y las fosas nasales, y hasta los pulmones. Como resultado de su actividad metabólicaproduce varios subproductos como el etanol y el acetaldehído que pueden ser muy dañinos para el cuerpo humano si no han sido metabolizados correctamente en el hígado y pasan al torrente sanguíneo.
  • La alteración de la permeabilidad de la pared intestinal: una función crítica de la mucosa intestinal, en particular del epitelio, es formar una barrera que impida que los contenidos potencialmente nocivos accedan a órganos internos y a la circulación sistémica. Por tanto, los defectos de barrera se han asociado con una variedad de enfermedades en el ser humano, incluidas las que afectan principalmente al intestino.

Si quieres consultar con un especialista para mejorar tu salud, haz clic aquí.

¿Quieres ver más artículos?

Síguenos en nuestras redes sociales:

Facebook

Instagram

Youtube

Twitter

Fuentes:

https://www.douglaslabs.es/blog/principales-causas-de-la-disbiosis-intestinal/

https://nutribiotica.es/microbiota-y-disbiosis/disbiosis/

Alimentos para reducir el azúcar en el organismo

Alimentos para reducir el azúcar en el organismo 1920 1277 Richard Vera

Veremos aquí algunos alimentos para reducir el azúcar en el organismo. Es decir, son alimentos que reducen los niveles de glucemia en nuestro cuerpo.

La alimentación supone una parte esencial del control de la glucemia en sangre. Esto es especialmente importante para personas con diabetes o prediabetes.

Aun así, la población en general también debería controlar los niveles de glucemia en sangre para tener una buena salud. Ya que cuando los niveles de glucosa se incrementan por encima de los valores normales, se desarrolla un episodio de hiperglucemia. Estos niveles elevados en el organismo pueden ser altamente perjudiciales para la salud.

¿Qué alimentos nos ayudan a bajar la glucemia?

Algunos alimentos que ayudan a bajar los niveles de azúcar son los siguientes:

  • Manzana: contiene altos niveles de quercetina, los cuales se encargan de reducir los niveles de glucosa en sangre.
  • Canela: este alimento es eficaz para incrementar la sensibilidad de las células del organismo ante la acción de la insulina regulando la glucemia.
  • Ajo: tiene muchas propiedades interesantes. Entre ellas, contiene compuestos que ayudan a mejorar la resistencia a la insulina.
  • Avena: es un alimento rico en fibra soluble y contiene B-glucanos, que parecen mejorar la sensibilidad a la insulina y mantener el control glucémico.
  • Aguacate: es idóneo para reducir los niveles de glucemia por su alto contenido en ácidos grasos; los cuales estabilizan los valores de insulina.
  • Frutos secos: en especial las nueces. Es mejor que estén lo menos procesados posible (mejor crudos que tostados). Son fuente de fitoquímicos como los flavonoides, minerales como el potasio y el magnesio, y vitaminas antioxidantes que ayudan a mejorar la resistencia a la insulina.
  • Cerezas: es una fruta que se compone de antocianinas, unas sustancias altamente beneficiosas para reducir los niveles de glucemia en sangre.
  • Legumbres: Varias investigaciones han demostrado que la incorporación de legumbres en la dieta mejora el control glucémico y reduce el riesgo de enfermedad coronaria en personas con diabetes tipo 2.

En cualquier caso, para llevar a cabo un control de la glucemia siempre es importante contar con los consejos y la supervisión de un especialista.

Si necesitas consultar con un experto para mejorar tu alimentación y estar más sano, haz clic aquí.

¿Quieres ver más artículos?

Síguenos en nuestras redes sociales:

Facebook

Instagram

Youtube

Twitter

Fuentes:

Todotisca

Businessinsider

Sabervivir

Crononutrición

Crononutrición 1920 1280 Richard Vera

Crononutrición: el cuándo puede llegar a ser casi tan importante como el qué comemos.

¿Qué es la crononutrición?

Este concepto surgió en 1986 de la mano del doctor llamado Alain Delabos. Es una filosofía que sugiere alimentarse siguiendo nuestros relojes biológicos bajo la idea de que los alimentos tienen unos efectos u otros en el organismo dependiendo de la hora en que sean ingeridos.

En la actualidad, la crononutrición estudia el efecto de la alimentación sobre nuestro sistema circadiano. Es decir, estudia el efecto de la ingesta sobre la secreción de hormonas relacionadas con el hambre, la saciedad, el sueño, la vigilia, la tolerancia a la glucosa, etc. y las repercusiones de estos efectos.

Los ritmos circadianos establecen la producción y liberación de determinadas hormonas según la hora del día y los cambios ambientales. Dichas hormonas también tienen una gran influencia en el metabolismo.

Si se lleva un horario de comidas inusual, se pueden producir perjuicios tales como intolerancia a los carbohidratos, alteración de los ritmos del cortisol —la hormona del estrés—, alteración de los ritmos de la temperatura, una menor oxidación de carbohidratos y un menor gasto energético en reposo.

Crononutrición y metabolismo

En cuanto a los hidratos de carbono, lo que ocurre en un individuo sano es que la insulina —la hormona responsable de llevar la glucosa a los tejidos— tiene un funcionamiento más lento dependiendo de la hora del día. Efectivamente, por la noche existe una mayor resistencia a la insulina. Esto implica que funciona peor. Sin embargo, no se puede afirmar sin más que los carbohidratos engordan por la noche, sino, más bien, que un exceso de los mismos en horario nocturno se absorbe peor. En otras palabras, pueden consumirse, pero con mayor moderación que si se consumen durante el día.

Si nos fijamos en el consumo de proteínas, de hecho, no es lo mismo consumir unas pocas proteínas en el desayuno y una gran cantidad en la cena. Lo ideal sería dividir el consumo de proteínas en tres partes más o menos iguales —desayuno, comida y cena—.

¿Qué muestran los estudios?

Según varios estudios, controlar los periodos en los que comemos y el número de comidas puede tener importantes beneficios para tu salud. Es decir, respetar el ritmo circadiano puede ayudar a perder peso y a mejorar la salud general. Es más, se observa que realizar las comidas de manera descompensada (fuera de horarios o con proporciones erróneas) favorece la aparición de exceso de peso, dificulta su pérdida y aumenta el riesgo de padecer diabetes tipo 2.

Estos son algunos de los resultados concretos observados:

  • En un grupo de mujeres que consume más calorías en el desayuno que en la cena, pero un total de calorías diarias igual en ambos grupos, presenta:
    • Una mayor pérdida de peso.
    • Una mejor tolerancia a la glucosa y, por tanto, un menor riesgo a padecer diabetes tipo 2.
    • Una mayor saciedad durante el día.
  • Aquellas personas que comían antes de las 15:00 presentaban una mayor pérdida de peso y con un ritmo más rápido que los que comían después de las 15:00, siendo la ingesta calórica total diaria igual para ambos grupos.
  • En cuanto a los efectos de comer a las 13:00 o bien a las 16:30 con las mismas calorías totales diarias, se observa en los que comen temprano:
    • Una mejor tolerancia a la glucosa y menor riesgo a padecer diabetes tipo 2.
    • Un mayor gasto energético total diario favoreciendo la pérdida de peso.

En conclusión:

  • Realizar las comidas de manera tardía puede influenciar negativamente la pérdida de peso o favorecer el exceso de peso.
  • Realizar las comidas tarde puede aumentar el riesgo de padecer diabetes tipo 2.
  • Dar más importancia a la cena que al desayuno es un error frecuente que puede llevar al exceso de peso y al síndrome metabólico.

Aquí te dejamos algunas sugerencias de recetas sanas que puedes cocinar. Y recuerda que si no tienes tiempo durante la semana para cocinar y alimentarte de acuerdo con tus ritmos circadianos para practicar la crononutrición, siempre puedes ayudarte del batch cooking.

Si quieres tener una reunión orientativa con un experto para mejorar tu alimentación, haz clic aquí.

¿Quieres ver más artículos?

Síguenos en nuestras redes sociales:

Facebook

Instagram

Youtube

Twitter

Fuentes:

https://academic.oup.com/advances/article/7/2/399/4558098

http://www.endocrino.cat/es/blog-endocrinologia.cfm/ID/6223/ESP/crononutricion.htm

https://www.elespanol.com/ciencia/salud/20180318/crononutricion-importante-respetar-horas-numero-comidas/291721838_0.amp.html

El consumo de huevo mejora el síndrome metabólico

El consumo de huevo mejora el síndrome metabólico 1764 2560 Centro Obefis

El consumo de huevo entero mejora los perfiles en individuos con síndrome metabólico.

Investigamos si la alimentación diaria de huevos enteros, junto con la restricción de carbohidratos, alteraría el metabolismo de las lipoproteínas e influiría en los perfiles de lipoproteínas aterogénicas y la resistencia a la insulina en hombres y mujeres con síndrome metabólico. Aquí os presentamos dos casos en los cuales han mejorado los niveles de colesterol.

En un diseño aleatorizado, simple y ciego, los participantes consumieron 3 huevos completos al día o la cantidad equivalente de sustituto de huevo sin yema, como parte de un carbohidrato moderado (25-30 % de energía) durante 12 semanas. Los lípidos plasmáticos, las apolipoproteínas (apos), las LDL oxidadas (oxLDL), la proteína de transferencia del éster de colesterilo (CETP) y la lecitina-colesterol aciltransferasa (LCAT) se evaluaron al inicio y en la semana 12. Las concentraciones y tamaños de partículas de lipoproteína se midieron mediante espectroscopia de resonancia magnética nuclear.

Los resultados fueron:
La dislipidemia aterogénica mejoró en todos los individuos como lo demuestran las reducciones en los triglicéridos plasmáticos, apoC-III, apoE, oxLDL, diámetro de partícula VLDL, VDL grande, IDL total, LDL pequeño y partículas de LDL medianas. Además, hubo aumentos en el colesterol HDL, LDL grande y partículas HDL grandes para todos los individuos. Sin embargo, hubo mayores aumentos en el colesterol HDL y partículas grandes de HDL, y reducciones en el VLDL total y en las partículas de VLDL medio para aquellos que consumieron el huevo entero.

Conclusión:
La incorporación de la ingesta diaria de huevo entero en una dieta moderadamente restringida en carbohidratos proporciona mejoras adicionales en el perfil de lipoproteínas aterogénicas y en la resistencia a la insulina en individuos con Síndrome Metabólico.

Clic aquí para más información

——————————————————————————————————————————————————————————————————

“Se recomienda limitar el consumo de huevos para evitar la colesterolemia alta para reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular”.

Sin embargo, las recientes evidencias sugieren que el colesterol de la dieta tiene una influencia limitada sobre el colesterol sérico. El objetivo de la siguiente investigación fue:

Evaluar el efecto del consumo de huevo en los perfiles lipídicos en adultos hiperlipidémicos tratados con fármacos hipolipemiantes.

Sesenta sujetos hiperlipidémicos, edad media de 61 años, que habían sido tratados con fármacos hipolipemiantes. Se asignó a cada sujeto que consumiera 3 huevos adicionales por día con su dieta regular durante 12 semanas. Se realizaron mediciones para perfiles lipídicos y composiciones corporales.

Los resultados fueron:
Un consumo adicional de 3 huevos por día durante 12 semanas aumentó el colesterol HDL en 2,46 ± 6,81 mg / dl (P<0,01), y disminuyó la relación de colesterol LDL y colesterol HDL en 0,13 ± 0,46 (P<0,05). No se encontraron cambios significativos en otros perfiles lipídicos. El peso corporal y el índice de masa corporal aumentaron significativamente a las 12 semanas en 0,52 ± 1,83 kg y 0,31 ± 0,99 kg / m2, respectivamente (P<0,05).

Conclusión:
En los adultos hiperlipidémicos que fueron tratados con medicamentos hipolipemiantes, el consumo de 3 huevos adicionales por día a su dieta regular aumentará el nivel de colesterol HDL y disminuirá la proporción de colesterol LDL a colesterol HDL.

Clic aquí para más información

Más artículos

¿Qué son los casos de éxito?

Solicitud de cita



    No es fácil conseguir lo que has venido buscando, pero por algo se empieza.

      Centro de adelgazamiento en Madrid

      Centro Obefis S. L., centro de adelgazamiento en Madrid con más de 30 años de experiencia en su especialidad. Ubicados en 4 localidades diferentes, contamos con más de 12.000 casos de éxito de adelgazamiento y mantenimiento.

      × ¿Cómo puedo ayudarte?