Alimentación

Polémico estudio que no limita el consumo de carne roja y procesada

Polémico estudio que no limita el consumo de carne roja y procesada 2560 1709 Centro Obefis

«Una investigación estima que no es necesario reducir el consumo de carne roja o procesada».

El problema es que investigadores en salud pública, epidemiólogos y expertos en nutrición de primer nivel ya han salido a la palestra criticando sus conclusiones.

Por ejemplo, el departamento de nutrición de la Universidad de Harvard ha emitido un comunicado en el que critica duramente tanto la metodología que se ha llevado a cabo en la revisión a la hora de interpretar los datos, como el análisis que ha conducido a las conclusiones finales. Tilda el trabajo de «desafortunado» y asegura que tiene el potencial de dañar la salud pública, la de los pacientes y la del planeta.

Coincide con su punto de vista Miguel Ángel Martínez, catedrático de Epidemiología y Salud Pública de la Universidad de Navarra y uno de los principales investigadores sobre los efectos de la dieta mediterránea: «Los consumidores se enfrentan a una avalancha de información que puede ser abrumadora y les hace sentir que los investigadores en nutrición acaban por no estar de acuerdo en nada», lamenta. «Pero sí que estamos de acuerdo. Formo parte de una coalición con más de 500 profesionales de la salud pública y la nutrición, la True Health Initiative, y todos estamos de acuerdo: abusar de las carnes rojas y procesadas es perjudicial para la salud». Según explica, el citado estudio «no incluye ningún dato que no fuese conocido previamente» y, de hecho, «en sus propias revisiones sistemáticas todas sus estimaciones encuentran que la reducción del consumo de carnes rojas o procesadas se asocia a menor mortalidad». Pero, a pesar de que «sus resultados son consistentes con la evidencia previa», subraya el científico, sorprendentemente «concluyen que los consumidores no se deben preocupar por sus hábitos de consumo de carnes rojas y procesadas e incluso les invitan a continuar con ese consumo», añade Miguel Ángel Martínez.

Para este investigador, la revisión incurre en errores graves, como «ningunear infundadamente la validez de los estudios observacionales» o no tener en cuenta el «imprescindible concepto nutricional de la sustitución» (no se refiere a comer carne en vez de comer alimentos de origen vegetal). Además, entre otros problemas, también utiliza la metodología habitual para el estudio de la eficacia de los fármacos, un método de análisis que no es igualmente válido para la investigación sobre nutrición o estilos de vida, subraya.

La revisión de estudios —que ha conducido a la elaboración de una guía— ha sido realizada por un grupo de 14 investigadores recientemente formado en el que colaboran científicos de las universidades canadienses de Dalhousie y McMaster o de los Centros Cochrane polaco e iberoamericano, entre otros. Bajo la denominación de «NutriRECS», este equipo señala que su misión es «producir recomendaciones nutricionales fiables». Para ello han analizado cinco estudios previos con datos de unas 54.000 personas y sus conclusiones son justamente contrarias a las que llevan años sosteniendo organismos como la Organización Mundial de la Salud o paneles internacionales como EAT-Lancet.

Entre la comunidad científica, las reacciones han sido inmediatas. «Estas conclusiones no son las conclusiones de la comunidad médica. Han seleccionado los estudios que incluían (en la revisión) y el peso que les daban», ha señalado Elizabeth Klodas, miembro del grupo de Nutrición de la Sociedad Americana de Cardiología en declaraciones a The Washington Post.

Maira Bes-Restrollo, especialista en Medicina Preventiva y Salud Pública y autora de numerosos estudios sobre nutrición, cuestiona también el hecho de que «de los 14 miembros, solo dos de ellos se consideran científicos nutricionales y la mayoría son metodólogos que no tienen especial experiencia en nutrición».

«Es muy grave que sus guías y recomendaciones violen el principio ético de de “primero no hacer daño”», continúa. «En la práctica clínica sería irresponsable decirle a un paciente que consume dos raciones diarias de carnes rojas o procesadas que siguiera así».

«Las principales organizaciones de salud y expertos en salud pública seguiremos recomendando reducir la carne roja y procesada basándonos en una colección previa realmente impresionante de buenos estudios», añade Martínez.

Clic aquí para saber más

¿Quieres ver más artículos?

Síguenos en nuestras redes sociales

Facebook

Instagram

Youtube

Twitter

Los españoles consumen el triple de azúcar del recomendado

Los españoles consumen el triple de azúcar del recomendado 2560 1707 Centro Obefis

Los españoles consumen el triple de azúcar del recomendado, según el instituto nacional de estadística INE España es uno de los países con más número de obesos. La principal causa de muerte en España es debido a las enfermedades cardiovasculares teniendo en cuenta que estas enfermedades en su mayoría, son causadas a un estilo de vida sedentario y sobre todo a malos hábitos de vida, englobando principalmente el alimenticio.

Estamos acostumbrados al consumo de azúcar, es más, está visto como algo normal; de hecho, muchas personas piensan que necesitan el azúcar como tal para vivir y realmente eso no es así.
Hay una gran diferencia entre ellos, como pueden ser los polisacáridos (que son hidratos de carbono de cadena larga) y los «azúcares». El azúcar no es necesario ya que tenemos los hidratos de carbono complejos y en nuestro cuerpo tenemos unas reservas de glucógeno, y cuando nos hace falta nuestro propio organismo se encarga de transformar ese glucógeno en glucosa para la obtención de energía.
Teniendo en cuenta esta pequeña «explicación» hablemos sobre esto.
Para comer azúcar de más no hace falta ser goloso.
Este alimento es intrínseco a muchos productos, desde fruta a lácteos, puede añadirse a cucharadas o mediante el uso de miel, pero también está oculto en muchos platos procesados desde el pan consumido a diario a los precocinados.
Según el estudio ANIBES, un trabajo de referencia sobre la dieta mediterránea en particular y la alimentación de los españoles en general, la ingesta media de azúcar es de 71,5 g al día. La Organización Mundial de la Salud recomienda que no sean más de 25 g, o el 10 % de las calorías totales. Y la causa es clara: la obesidad, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares están en alza, y muy estrechamente ligadas a este alimento.
Para ayudar a cumplir estos objetivos, aparte de educación, el documento recomienda aspectos como gravar las bebidas azucaradas (tienen el equivalente de hasta 12 cucharadas de azúcar) y retirar algunos de estos productos de las máquinas dispensadoras, sobre todo en centros escolares y sanitarios. También consideran recomendable que sea uno mismo el que prepare la comida, porque así se reduce el consumo de preparados y se valoran los nutrientes.
Porque el riesgo de los ultraprocesados «no es solo lo que tienen, sino lo que no tienen».

¿Quieres ver más artículos?

Síguenos en nuestras redes sociales

Facebook

Instagram

Youtube

Twitter

Vuelve a tus hábitos después de las vacaciones

Vuelve a tus hábitos después de las vacaciones 2428 2428 Centro Obefis

Una gran parte de vosotros estáis a punto de acabar vuestras vacaciones de verano. Esto significa que, menos un grupo muy pequeño de personas, habéis tenido días de excesos alimentarios y pérdida de hábitos comunes que a diario sí se realizan, desde horarios de comidas hasta horas de sueño…

Tampoco vamos a decir que en vacaciones perdemos todo lo ganado durante el año, pero sí que lo descuidamos, por eso queremos daros los primeros consejos para que la vuelta no sea tan desagradable.

Los primeros hábitos que hay que recuperar son:

  1. Beber más agua: es el mejor sistema de hidratación para nuestro organismo.
  2. Comer más frutas, verduras y hortalizas: las grandes olvidadas del verano. Sobre todo cuando salimos fuera a comer, normalmente los platos que pedimos son muy pobres en estos alimentos. Cuando hagamos la lista de la compra a la vuelta de las vacaciones estos alimentos no deben faltar.
  3. Recuperar horarios de sueño: en vacaciones los horarios de descanso brillan por su ausencia. Lo mismo nos acostamos a las 3 de la mañana que nos echamos una siesta de dos horas. Recuperar una rutina de sueño nos va a ayudar a optimizar el descanso al máximo y hacer que nuestro cuerpo vuelva a su hábito diario.
  4. De vuelta a hacer deporte: podemos comenzar con sesiones cortas de 20-30 minutos, tres-cuatro veces a la semana. Correr, pedalear, nadar, pesas, tenis, pádel… todo vale para comenzar a movernos. El deporte es salud.
  5. Comer menos, pero mejor: como hemos dicho anteriormente, mejorar nuestra alimentación volviendo a comer más frutas, verduras y hortalizas, pero también limitando las cantidades que han tendido a pasarse de rosca en las vacaciones. Principalmente, no llegar a ese punto de: «no me cabe más, estoy lleno». Hay que plantarse antes, «vas a volver a comer mañana».
  6. Consumir más fibra: no es casual que mucha gente tenga problemas de hábitos intestinales cuando sale de vacaciones. Descuidamos mucho el consumo de fibra. Elige alimentos con fibra como raciones de frutas y verduras.
  7. Apartar el consumo de «chucherías»: con esto nos referimos a esos alimentos con mucha densidad energética, no necesaria, que suelen ser habituales durante el verano, como helados o golosinas…
  8. Andar y subir escaleras: hay pequeños gestos que podemos hacer a diario que incrementarán nuestra actividad. Evita coger el coche en distancias cortas y ve andando, a lo largo de la semana sumarás varios kilómetros: todo cuenta para mejorar nuestro estilo de vida, aunque sea andando. También podemos olvidarnos del ascensor un tiempo. Subir escaleras es un ejercicio muy completo, sobre todo para las piernas y el corazón. Lo que parece algo insignificante como subir tres pisos andando, es una actividad equiparable a hacer 3 series de ejercicios de piernas en el gimnasio.

¿Quieres ver más artículos?

Síguenos en nuestras redes sociales

Facebook

Instagram

Youtube

Twitter

¿Qué son los casos de éxito?

Sanidad alerta del peligro para la salud de estas magdalenas

Sanidad alerta del peligro para la salud de estas magdalenas 643 362 Centro Obefis

Sanidad alerta del peligro para la salud de estas magdalenas y pide no consumirlas.

El Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, a través de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, ha advertido de la presencia de leche no declarada en el etiquetado en magdalenas con maíz de la marca Diet Radisson, de 190 g y con fecha de consumo preferente en enero de 2020.

Como medida de precaución ha recomendado a aquellos consumidores alérgicos o intolerantes a la leche que pudieran tener el producto en sus hogares que se abstengan de consumirlo, aunque su consumo no comporta ningún riesgo para el resto de consumidores.

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición tuvo conocimiento a través de la Red de Alerta Alimentaria Nacional de una notificación de alerta trasladada por las autoridades sanitarias de la Comunidad de Cataluña, relativa a la presencia de leche no declarada en el etiquetado de este producto, fabricado en Castilla y León y distribuido por una empresa de Cataluña a establecimientos de Andalucía, Asturias, Canarias, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Galicia, Islas Baleares, Madrid, Murcia, País Vasco y Valencia, así como a establecimientos de Portugal.

Sanidad ha procedido a informar de estos hechos a las autoridades competentes de las regiones afectadas. Recomiendan a los clientes afectados que devuelvan el producto al establecimiento donde lo compraron si no pueden comérselo. Al mismo tiempo la Aecosan indica que estas magdalenas no suponen ningún riesgo para los consumidores que pueden tomar leche sin problemas en su dieta.

Información recogida:

Enlace 1

Enlace 2

Más artículos

¿Qué son los casos de éxito?

Alimentos ricos en vitaminas para el verano

Alimentos ricos en vitaminas para el verano 1693 2560 Centro Obefis

Con la llegada de las altas temperaturas y el verano, tenemos que estar atentos. Aparte de llevar encima la crema solar para evitar quemaduras no deseadas, también debemos cuidar nuestra alimentación.

Los alimentos que usemos estos días en nuestras comidas son clave para que el verano sea un poco más llevadero y que, aparte de disfrutar del buen tiempo, gocemos de una buena salud. Los estudios y profesionales nos explican cuáles son los mejores y por qué.

Uno de ellos y el cual podemos encontrar ahora mismo todo el año es el melón, pero los meses en los que está en su punto son los que median entre junio y octubre. Es una muy buena opción para hidratarnos frente a las altas temperaturas, es rico en minerales como el potasio que nos ayudará a recuperarnos del cansancio del calor. Y además contiene altas cantidades de vitamina C, muy importante para prevenir el exceso de sudoración o los golpes de calor.

La sandía, también cuenta con esta función hidratante, además de otros alimentos como el pepino, que podemos servir en forma de sopas y ensaladas para dar frescor a nuestros platos.

El pimiento rojo o morrón es una hortaliza típica del verano que aporta múltiples propiedades beneficiosas y saludables para nuestro organismo. Con cantidades alrededor de 130 mg de vitamina C (hablamos siempre cada 100 g), presenta más del doble que una naranja, con 51 mg y, además, es rico en antioxidantes, que intervienen en la formación de colágeno y glóbulos rojos.

El mango entre otras tiene un alto contenido de betacarotenos. Los betacarotenos son los pigmentos responsables del colores amarillo, naranja o rojo presentes en muchas frutas y hortalizas y son muy ricos en vitamina A, que nos sirve para proteger nuestra piel de los rayos solares. El mango también es rico en vitamina C y cuenta con propiedades antioxidantes mayores que las de la manzana, por ejemplo.

El huevo es un alimento “nutritivo y rico en vitaminas” necesario en los meses de verano. Posee vitaminas A y D, que nos permitirán proteger nuestra piel de los rayos del sol y mejorar la fuerza muscular, aparte de ayudar al cuerpo en la absorción del calcio.

Los expertos apuntan que no debe preocuparnos su contenido en colesterol y explican que “podemos consumir hasta un huevo al día sin que tenga consecuencias negativas para nuestra salud”.

Un reciente estudio publicado en European Journal of Nutrition confirma que podemos tomar hasta siete huevos a la semana, siempre que los combinemos con una dieta equilibrada.

Clic aquí para saber más

¿Qué son los casos de éxito?

Más artículos

¿Las etiquetas nutricionales ayudan a mantener mejores hábitos?

¿Las etiquetas nutricionales ayudan a mantener mejores hábitos? 1024 585 Centro Obefis

Las etiquetas nutricionales podrían ayudar a motivar a las personas a comer de manera más saludable, según una nueva investigación española que demuestra un vínculo entre el uso de etiquetas y la ingesta de frutas, verduras y pescado.

La investigación dirigida por un grupo de científicos de la universidad Miguel Hernández de Alicante, encuestó a más de mil estudiantes universitarios sobre el uso de etiquetas nutricionales y su consumo dietético.

Los autores de esta investigación revelan que aquellos que usan en su vida diaria las etiquetas nutricionales tenían una adhesión más cercana a una dieta mediterránea en comparación con aquellos que no usaban el etiquetado.

También se encontró que los usuarios de etiquetas nutricionales tienen mayor consumo de frutas, verduras y pescados y menos ingesta de carne que los que no usaban el etiquetado, dijo el equipo de investigación dirigido por la profesora Manuela García-de-la-Hera. Según el equipo, las principales razones para usar las etiquetas de nutrición indicadas por los participantes se relacionaron con la salud o para seguir una dieta saludable y para perder y/o controlar el peso. Además, los no usuarios de etiquetas lo hicieron principalmente porque no tenían suficiente tiempo o simplemente no estaba interesados, dijo el equipo.

“En nuestro estudio, la proporción de usuarios de etiquetas nutricionales fue moderada, incluso considerando que los participantes eran estudiantes de ciencias de la salud”, dijeron los investigadores, señalando que la población del estudio y el hecho de que los estudiantes participaron voluntariamente pueden haber creado algún sesgo de respuesta.
La directora de la investigación Manuela García-de-la-Hera y su equipo dijeron que las etiquetas nutricionales tienen el potencial de impulsar dietas más saludables; sin embargo, la falta de investigación sobre estrategias para motivar a las personas a leer las etiquetas nutricionales, mejorar sus opciones de alimentos y aumentar su conocimiento nutricional, significa que más estudios enfocados en este tema son obligatorios.
Teniendo en cuenta que miles de alimentos encontrados en mercados habituales tienen cantidades muy elevadas de aditivos y sobre todo de azúcar añadido como podéis encontrar en este artículo haciendo clic aquí.

Información recogida clic aquí para ver más

¿Qué son los casos de éxito?

La dieta mediterránea podría mejorar el envejecimiento

La dieta mediterránea podría mejorar el envejecimiento 2560 1693 Centro Obefis

La dieta mediterránea puede reducir el riesgo de fragilidad en los adultos mayores según un nuevo metaanálisis.

Los hallazgos del estudio, publicados en el Diario de la Sociedad Americana de Geriatría, enfoca de forma sugerida que una dieta principalmente con alimentos de origen vegetal, como frutas y verduras, cereales integrales, legumbres y nueces, puede ayudar a mantener a las personas «sanas e independientes» a medida que envejecen.

Dentro de los detalles del estudio los investigadores observaron que la fragilidad en la vejez se está convirtiendo en un problema más frecuente en el envejecimiento de la población mundial.

Las personas mayores y frágiles tienen más probabilidades de sufrir problemas de salud, como pueden ser:

Caídas, fracturas, hospitalización, discapacidad y demencia.

Se cree que la nutrición juega un papel crucial en el desarrollo de la fragilidad. Un equipo dirigido por la Dra. Kate Walters y el Dr. Gotaro Kojima, de la Universidad de Collage – Londres, observó si seguir una dieta saludable podría disminuir el riesgo de fragilidad.

Los investigadores analizaron la evidencia de todos los estudios publicados que analizan las asociaciones entre la adherencia a una dieta mediterránea y el desarrollo de la fragilidad en las personas mayores.

Su análisis incluyó a 5789 personas en cuatro estudios en Francia, España, Italia y China.

«Encontramos que la evidencia era muy consistente en que las personas mayores que siguen una dieta mediterránea tenían menos riesgo de volverse frágiles», dijo el Dr. Walters. «Las personas que siguieron una dieta mediterránea, eran los más en general, tuvieron menos de la mitad de la probabilidad de convertirse en frágiles durante un periodo de casi cuatro años, en comparación con aquellos que la siguieron mínimamente».

Los investigadores observaron que la dieta mediterránea puede ayudar a las personas mayores a mantener la fuerza muscular, la actividad, el peso y los niveles de energía, según sus hallazgos.

Más artículos

¿Qué son los casos de éxito?

Comer ultraprocesados eleva el riesgo de muerte

Comer ultraprocesados eleva el riesgo de muerte 2560 1486 Centro Obefis

Un estudio liderado por investigadores españoles revela que ingerir alimentos ultraprocesados en más de cuatro comidas al día eleva la probabilidad de morir de cáncer o enfermedades cardiovasculares en un 62 %.

El consumo de alimentos ultraprocesados prácticamente se ha triplicado entre 1990 y 2010 en todo el mundo.

Y de la misma forma ha crecido el estudio científico que analiza el impacto que este tipo de alimentos tienen sobre la salud. Ahora, un nuevo estudio realizado durante 15 años con cerca de 20.000 voluntarios establece que una mayor ingesta de comida «basura» (más de cuatro porciones diarias) aumenta un 62 % el riesgo de mortalidad por todas las causas, entre las que están el cáncer o las enfermedades cardiovasculares entre otras. Además, por cada ración adicional, la probabilidad aumenta un 18 % de forma independiente de otras causas.

«El estudio muestra que los alimentos ultraprocesados aumentan fuertemente el riesgo de mortalidad prematura con una fuerte relación dosis-respuesta», asegura Miguel A. Martínez-González, investigador del Ciber de Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBEROBN) e investigador principal del trabajo que se publica en la revista The British Medical Journal. «En el análisis, que tiene en cuenta todos los factores para que sean independientes, como si son sedentarios, fumadores, etcétera, se observa un aumento del riesgo de mortalidad de un 62 % en términos relativos para la población que consume cuatro raciones diarias frente a los que consumían menos de dos», aclara el autor.

El equipo científico ha clasificado el consumo en cuatro categorías: baja, media-baja, media-alta y alta, en función de la cantidad de este tipo de alimentos que ingerían. La afectación se produce, en mayor medida, sobre la mortalidad cardiovascular. De esta forma, el estudio ha observado que los participantes que tenían un alto consumo de comida basura, también tendían a tener un índice de masa corporal (IMC) más alto, es decir, mayor tasa de sobrepeso y obesidad. Además, tendían a ser fumadores, historia familiar de enfermedad cardiovascular, de cáncer, de diabetes, de hipertensión y de hipercolesterolemia, así como presencia de patología cardiovascular y depresión. Pero también a tener educación universitaria superior.

MÁS HORAS FRENTE AL TELEVISOR

En cuanto a hábitos de vida, el grupo que más consume ultraprocesados pasa más tiempo viendo la televisión, come más entre horas y tiene más tendencia a ser sedentario, a echar la siesta, y a tener una alimentación con más consumo de grasa, pero con menor cantidad de proteína y carbohidratos.

Según establecen los resultados del estudio, parece que la adherencia a la dieta mediterránea tiende a ser progresivamente menor en las categorías que más ultraprocesados consumen, es decir, cuanto más alta la ingesta de alimentos ultraprocesados, menor es la adopción de la dieta mediterránea.

Para el estudio, el consumo de ultraprocesados se ha evaluado a través de un cuestionario de frecuencia en función de su grado de procesamiento siguiendo la clasificación NOVA, que determina que los alimentos ultraprocesados son formulaciones industriales elaboradas a partir de ingredientes refinados (azúcar, almidones, aceites vegetales, sal) o sintetizados (grasas trans, proteína hidrolizada, aditivos), y no contienen ningún alimento entero reconocible. Si un producto tiene más de cinco ingredientes, probablemente sea ultraprocesado.

Clic aquí para saber más

Más artículos

Ver casos de éxito

Disfrutar del verano de forma saludable es fácil

Disfrutar del verano de forma saludable es fácil 1707 2560 Centro Obefis

Disfrutar del verano de forma saludable es fácil

Se acercan las vacaciones de verano y con ellas el abandono de la rutina diaria. Ocurre con frecuencia que, si no nos hemos preparado para este cambio, pueden quedar de lado buenos hábitos que has ido aprendiendo durante todo este año, como beber agua, hacer las 5 comidas al día e incluso puedes comer cosas que te ayudan a engordar…

Por eso, para lograr un buen equilibrio como el que has mantenido durante el resto de festivos, como Navidad y Semana Santa, también queremos aconsejarte estos hábitos para que los apliques y los mantengas durante el verano, revisaremos una serie de consejos para un verano saludable.

Hidrátate con agua o bebidas fresquitas pero saludables y sin azúcar

Las bebidas azucaradas como refrescos azucarados, zumos envasados azucarados, bebidas energéticas, entre otras muchas, aportan gran cantidad de azúcar y muchas otras sustancias nada recomendables, por lo que promoverán la ganancia de peso.

Podemos preparar aguas “saborizadas” de manera natural, agregando rodajas de limón o naranja o pequeños trozos de frutas como piña o sandía.

Planifica las comidas con antelación

La planificación es la clave de una alimentación saludable. Si organizas el menú semanal y aseguras la compra de frutas, vegetales frescos y proteínas de buen valor, resultará mucho menos probable que se terminen cocinando platos poco saludables cuando el tiempo apremie o cuando la familia salga de viaje.

Evita los dulces

Es difícil resistirse durante el verano a los dulces o helados, pero los dulces, como sabemos, aportan elevadas cantidades de azúcares refinados y de grasas poco saludables; ambos prescindibles en la dieta de niños y adultos. Por ello, te recomendamos poner en marcha las siguientes medidas:
Evita mantenerlos a la vista y en su lugar promueve el consumo de frutas frescas dejándolas siempre a tu alcance y preparándolas en forma de fruta cortada, brochetas, heladitos de fruta natural (sin azúcar añadida).
Lleva alguna pieza de fruta siempre en el bolso y asegúrate de incluirla junto a una botella de agua.
Yogures naturales congelados en forma de helados para merendar.
No te dejes llevar por el etiquetado de los dulces “sin azúcar” o “light”. En la mayoría de los casos, el azúcar de estos productos ha sido sustituido por otros azúcares o edulcorantes que pueden tener desventajas similares a las del producto original, o por un mayor añadido de grasas.

El deporte siempre nos ayuda a sentirnos mejor

Ya sea mediante el baile, juegos, nadar, correr, montar en bicicleta… debemos aprovechar la mayor cantidad del tiempo libre para animarnos a practicar alguna actividad que nos mantenga en movimiento. Se recomiendan 60 minutos al día (mínimo) de actividad física para mantenerse saludable. Piensa lo fácil que es disfrutar del deporte con juegos, no te limites.

Más artículos

Ver casos de éxito

Comer más alimentos ultraprocesados ​​puede acortar la vida

Comer más alimentos ultraprocesados ​​puede acortar la vida 2560 1707 Centro Obefis

¿Necesitas otra razón para controlar tu consumo de alimentos ultraprocesados? Reducir sus cantidades podría ayudarte a vivir más tiempo.

En un estudio observacional publicado en línea el 11 de febrero de 2019, por JAMA Internal Medicine , casi 45.000 adultos de 45 años o más completaron varias evaluaciones dietéticas durante un período de dos años. En promedio, los alimentos ultraprocesados ​​constituían aproximadamente el 15 % de su dieta diaria, medida en gramos.

Los alimentos ultraprocesados ​​se definieron como alimentos listos para comer y para microondas, como pan, cereales para el desayuno, fideos instantáneos, nuggets de pollo o pescado, barras de chocolate y dulces, papas fritas y bebidas endulzadas artificialmente.

Después de nueve años, los investigadores encontraron una conexión estadística directa entre una mayor ingesta de alimentos ultraprocesados ​​y un mayor riesgo de muerte prematura por todas las causas, especialmente los cánceres y las enfermedades cardiovasculares.

Varios factores podrían explicar la conexión, según los investigadores.

Los alimentos ultraprocesados ​​a menudo tienen menos nutrientes que los alimentos no procesados ​​y contienen cantidades más altas de azúcar, sal, grasas saturadas y aditivos alimentarios, todos los cuales están asociados con un mayor riesgo de enfermedades crónicas.

Además de reducir el consumo de alimentos procesados, los investigadores sugirieron que las personas lean las etiquetas de los alimentos cuando compren y elijan productos con una lista más corta de ingredientes y pocos o ningún aditivo.

Clic aquí para saber más

Más artículos

Ver casos de éxito

Solicitud de cita



    No es fácil conseguir lo que has venido buscando, pero por algo se empieza.

      Centro de adelgazamiento en Madrid

      Centro Obefis S. L., centro de adelgazamiento en Madrid con más de 30 años de experiencia en su especialidad. Ubicados en 4 localidades diferentes, contamos con más de 12.000 casos de éxito de adelgazamiento y mantenimiento.

      × ¿Cómo puedo ayudarte?